Quantcast
domingo, 2 octubre 2022 8:57

El Ayuntamiento dejará a unos niños sin polideportivo para convertirlo en un gimnasio privado

Desde que comenzaron las reformas del polideportivo del Parque Móvil, situado en el barrio de Chamberí, los alumnos de los centros educativos de la zona no tienen un lugar adecuado en el que poder realizar sus clases de Educación Física. Un problema que lleva años en el aire y que parecía que iba a tener solución durante el gobierno de Manuela Carmena.

Jorge García Castaño, ex diputado de la Asamblea de Madrid, anunció que los alumnos del colegio público San Cristóbal dispondrían de unas pistas deportivas donde poder ejercer deportes físicos al aire libre. Sin embargo, con la llegada del alcalde José Luis Martínez-Almeida al Ayuntamiento de Madrid, este “sueño” de los vecinos de Chamberí parece haberse truncado por completo.

El colegio, cercano a este centro deportivo, no dispone de instalaciones propias en las que poder llevar a cabo sus clases. Por ello, durante estos ocho años han tenido que trasladarse en el horario lectivo a la plaza de Bravo Murillo y realizar allí las clases. Una medida con la que padres y alumnos han estado siempre en desacuerdo.

EL AYUNTAMIENTO QUIERE RENTABILIZAR EL POLIDEPORTIVO

Hace unas semanas, los vecinos de Chamberí se enteraron de que el polideportivo que iba a solucionar el problema existente va a ser privatizado. Una noticia que ha sentado como un “jarro de agua fría” y que ha hecho que tanto los partidos de la oposición, como la comunidad educativa chamberilera y sus ciudadanos se hayan reivindicado.

El motivo de esta inesperada decisión por parte del Ayuntamiento de Madrid se debe a las aspiraciones de querer rentabilizar un espacio público que iba a estar destinado para los niños y jóvenes. La Junta de Chamberí, responsable de la actuación, calculaba que la empresa concesionaria podrá ingresar más de 850.000 euros en cada temporada.

“LA JUNTA DE CHAMBERÍ, RESPONSABLE DE LA ACTUACIÓN, CALCULABA QUE LA EMPRESA CONCESIONARIA PODRÁ INGRESAR MÁS DE 850.000 EUROS EN CADA TEMPORADA”

Una cifra que ha motivado a las autoridades madrileñas pero que ha enfadado aún más a los vecinos de Chamberí. Por ello, al enterarse de las nuevas intenciones del equipo de Almeida, organizaron una recogida de firmas pidiendo que se frenase la privatización del polideportivo. Después, se manifestaron en las calles del distrito mostrando su descontento, aunque hasta el momento las reivindicaciones llevadas a cabo no han surgido efecto.

“Desde el AMPA del colegio entendemos que se trata de una infraestructura que falta en la zona, que podrían usar tanto sus vecinos como los clubes deportivos y centros escolares, mientras que la oferta de gimnasios privados es muy amplia”, explican a Qué!Madrid fuentes del AMPA Colegio Público San Cristóbal.

MANIFESTACIÓN DE LOS VECINOS DE CHAMBERÍ

Un hecho similar ocurrió con el polideportivo de Cuatro Caminos, en el distrito de Tetuán en el año 2019, el cual se privatizó aprobándose un contrato de concesión valorado en 73.198.120,97 euros. Ante la avalancha de quejas, el concejal del distrito ha intentado contentar a sus vecinos con un acuerdo que no le ha salido de la manera que esperaba. Una sala de musculación y una hora a la semana de uso de la piscina, estas han sido las medidas con la que Francisco Javier Ramírez Caro intentó solucionar la situación.

No obstante, ninguna de estas medidas es suficiente para el AMPA del colegio ni para los vecinos de Chamberí. Por ello, la asociación de padres y madres del colegio San Cristóbal ha organizado una manifestación el próximo 10 de junio a las 16 horas con la finalidad de seguir insistiendo en que las pistas del polideportivo sean de uso público.

Por el contrario, el Ayuntamiento de Madrid apuesta por ceder el terreno a una empresa privada durante cinco años. De este modo, los alumnos de los centros educativos cercanos tendrán que seguir con las “medidas precarias” en cuanto a instalaciones deportivas que han tenido desde que cerró sus puertas por obras el polideportivo del Parque Móvil.