Quantcast
miércoles, 7 diciembre 2022 9:21

Ayuso vuelve a cerrar la puerta a los madrileños que necesitan un alquiler

La Comunidad de Madrid y el Gobierno de Ayuso ha comenzado el curso retrasando uno de sus planes estrella: la segunda fase del plan de alquiler asequible VIVE. Un problema más que se suma al del Bono de Alquiler Joven, que llegó más tarde a la capital por malas gestiones de la presidenta.

Isabel Díaz Ayuso ha comenzado el curso posponiendo uno de los planes claves: la segunda fase del plan de alquiler asequible. El VIVE II, nombre con el que popularmente se conoce este programa, echó oficialmente a rodar el pasado 29 de julio, último día hábil antes de las mayoritarias vacaciones de agosto. Sin embargo, tenía como fecha topa para presentar ofertas el próximo 14 de octubre.

Un periodo que el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ha decidido ampliar en algo más de dos semanas. Según la comunidad, se ha tomado esta decisión para compensar el periodo vacacional y permitir a los interesados contar con más tiempo para preparar bien las ofertas. Con esto, la presidenta de la capital que retrasa una vez más la oportunidad de alquilar un piso a los madrileños que lo necesitan.

Esto choca con la baja oferta de viviendas que está presente en la capital y que impone una dura competencia. “Abstenerse gente que teletrabaje”, “es indispensable tener más de 35 años”, “ingresos anuales de 25.000 euros”. Estos son algunos de los requisitos, cada vez más exigentes, que caseros y agencias establecen para quienes pretenden alquiler una vivienda en Madrid.

Este desequilibrio de oferta y demanda, unos precios más elevados y apartamentos que no duran ni 24 horas anunciados, imponen una dura competencia para conseguir un sitio donde vivir. Además, suponen para el Gobierno de Ayuso otra rotura más que puede afectarle en las elecciones autonómicas de mayo de 2023.

LA INFLACIÓN ABOCA A AYUSO A FRACASAR EN LOS ALQUILERES

La inflación, elevada y persistente, deja poco margen al Gobierno a la hora de decidir si prolonga los límites a las actualizaciones de las rentas de alquiler que aprobó en marzo. Esta es otra problemática que se suma al Bono Alquiler Joven que Ayuso tardó en poner a disposición de los madrileños. Ahora se encuentra entre la espada y la pared: favorecer a los madrileños o ahorrarse el dinero.

El anuncio oficial sobre la prórroga del tope de alquiler ha originado grandes tensiones. Los protagonistas han sido el PSOE, Unidas Podemos y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Además, en plena negociación de la Ley de Vivienda, esto ha provocado que la presidenta de la capital se cierna en dejar los alquileres como están y no avanzar en estas gestiones políticas.

De hecho, El Ejecutivo prevé terminar el año con un crecimiento del IPC similar al que motivó la medida de actualizaciones del alquiler. De esta forma, Isabel Díaz Ayuso vuelve a estar en el centro de la problemática de alquilar un piso en Madrid.

EL BONO ALQUILER JOVEN: OTRA MENTIRA DE AYUSO

La presidenta de la Comunidad de Madrid no es la primera vez que pospone uno de sus planes estrella durante su gestión política. En este contexto, hace unos meses, puso a disposición de los madrileños el Bono Alquiler Joven. A pesar de ser una ayuda necesaria de 250 euros, para poder solicitarla se necesita cumplir unos requisitos que pocos jóvenes madrileños tienen.

Además, Isabel Díaz Ayuso tardó en activar el Bono Alquiler Joven en Madrid. Según la presidenta, las ayudas del Gobierno llegaron más tarde a la Comunidad de Madrid y por ello, se tuvo que posponer la activación de las ayudas. Sin embargo, desde el Gobierno han especificado que el Bono Alquiler Joven fue enviado a todas las Comunidades Autónomas en la misma fecha.

Esto significa que Isabel Díaz Ayuso sí podía activar las ayudas al alquiler el mismo día que el resto de comunidades. La única explicación se encuentra en las decisiones de la presidenta de la capital y el por qué pospone todas sus responsabilidades. Ahora vuelve a fallar a los madrileños en materia de alquileres asequibles y tiene una tarea más que se suma a la larga lista de deberes políticos: ofrecer unos alquileres asequibles a los madrileños.