Quantcast
domingo, 14 agosto 2022 11:52

ALSA mantendrá el desvío de los autobuses a Tres Cantos y la Universidad Autónoma

Las obras del nudo norte de Madrid afectaban, hace meses, a la circulación de los vehículos. También a los transportes públicos, que buscaban rutas alternativas para seguir ofreciendo el mismo servicio. Sin embargo, en el caso de los autobuses a Tres Cantos y la Universidad Autónoma, lo que iba a ser una ruta “temporal” se ha convertido en el nuevo itinerario permanente. Algo que supone un aumento en el tiempo que deben invertir los usuarios para poder moverse en transporte público a la capital.

Madrid en verano es sinónimo de obras. Eso es algo que muchos capitalinos tienen ya interiorizado durante los meses de julio y agosto, cuando la capital se convierte en un verdadero “queso gruyere”. Obras en las que, este año, han destacado la reforma al completo del conocido como “nudo norte”. Entramado de carreteras que vincula al norte de Madrid con la M-30 y el acceso a la castellana desde el Hospital de la Paz.

Obras que continúan a día de hoy, y que provocaban el cierre al tráfico de algunos tramos, teniéndose que diseñar rutas alternativas para que tanto vehículos privados como transporte público pudieran mantener su tránsito hacia el centro de la capital. Unas rutas alternativas que afectaban especialmente a los viajeros de autobuses para la zona norte de Madrid.

UN DESVÍO DE 15 MINUTOS PARA “EVITAR” LAS OBRAS DEL NUDO NORTE

Así pues, las líneas de autobús que circulaban de camino a la sierra madrileña, así como a los municipios del Norte, se veían modificadas hace meses. Sobre todo, en su ruta de salida de Madrid, estando cerrada la vía que pasaba por delante del hospital de La Paz.

En su lugar, los autobuses circulaban por detrás de dicho centro hospitalario, haciendo una ruta que les llevaba hasta la avenida de la Ilustración, donde ya podían recuperar la ruta habitual. Un cambio que provocaba un desvío de cerca de 15 minutos para los usuarios quienes, sin embargo, asumían este cambio en su itinerario debido a las obras.

Nueva ruta, inicialmente temporal, que afectaba a varias líneas de autobuses públicos. En concreto, los gestionados por Herederos Colmenarejo (721,722,724,725 y 726), Francisco Larrea (línea 876), y ALSA (712, 713, 714 y 716). Autobuses que, día tras día, modificaban los horarios de miles de usuarios, que tenían que adaptarse a las necesidades de las obras del nudo norte, a riesgo de perder “unos minutos más” en el transporte público madrileño.

LOS AUTOBUSES ALSA MANTIENEN EL DESVÍO TRAS LAS OBRAS

Sin embargo, hace unas semanas, los avances en el entramado del nudo norte comenzaban a dar sus frutos. Al menos, en lo que a los accesos se refiere. Así pues, miles de madrileños comprobaban, con cierto alivio, que la “normalidad” parecía recuperarse en los accesos a las carreteras del norte, así como a la entrada de la capital desde Plaza Castilla.

Accesos que, pare los vehículos privados, han cambiado significativamente pero que, desde el Ayuntamiento de Madrid, se promete que será para mejor. Y es que estas modificaciones en las carreteras prometen acabar con los atascos que se producían diariamente en este lugar, facilitando el tránsito para los conductores.

Sin embargo, la llegada de estos nuevos accesos no ha significado un cambio a mejor para los usuarios de los autobuses ALSA. En concreto, para aquellos que utilizan las líneas de autobús en dirección a Tres Cantos o a la Universidad Autónoma. Y es que, tal y como ha podido comprobar este diario, a pesar de estar abierto ya el paso habitual, los autobuses siguen llevando a cabo la ruta “alternativa”. Una ruta que parece haber llegado para quedarse.

“Las líneas de ALSA hacen un desvío diferente al resto y, en ellas, la parada de la Paz que sustituye a la de la Castellana está bien ubicada” destacan fuentes del departamento de Transportes de la Comunidad de Madrid.

Palabras con las que se confirma que esta ruta “alternativa” ha supuesto un beneficio para la empresa de transportes, que mantendrá este nuevo itinerario, a pesar de que éste suponga una “pérdida de tiempo” mayor para los usuarios, muchos de los cuales echan de menos “ahorrarse” esos minutos de más de desvío.