Quantcast
miércoles, 30 noviembre 2022 5:29

Acciona “pone precio” a la vida de los usuarios de sus motos en Madrid, y no llega a los 50 euros

Cuando estás sobre una moto, el casco se convierte en tu salvavidas. Sin embargo, esta idea parece no ser compartida por la empresa de motosharing Acciona. Y es que sus cascos, de “gama básica”, no son suficientes para salvarte la vida de tener un accidente mientras utilizas estas motos públicas, que pueden alcanzar los más de 90 kilómetros por hora. Unos cascos “quita multas” con los que miles de personas se juegan la vida diariamente en Madrid.

Conocida es en la capital española la práctica del “motosharing”. Una forma de compartir moto en Madrid. Algo que, sin duda, resulta de gran utilidad para muchos capitalinos. Sobre todo, por los sencillos pasos que hay que completar para poder tener acceso a una de estas motos, presentes en gran parte de la geografía de la capital española.

Así pues, tal y como ha podido comprobar este diario, en apenas unos minutos, cualquier madrileño puede hacerse con una de estas motos compartidas. Sólo es necesario crearse una cuenta (en este caso, a través de la App de Acciona). Acreditar tener carnet de conducir o de motocicleta, y dar acceso a una cuenta bancaria, donde se cargarán los kilómetros de gasto que se hagan con la moto. Unos pasos en los que en todo momento el usuario está siendo “dirigido” por la empresa… que, sin embargo, no advierte de los peligros que el uso de esta moto puede acarrear para el usuario. Sobre todo, en cuanto al uso del casco se refiere.

UN CASCO “QUITAMULTAS” QUE NO TE SALVARÁ LA VIDA

Así pues, Acciona promete a los usuarios el uso de un transporte rápido, económico y además, respetuoso con el medio ambiente. Un transporte en el que, además, el usuario cuenta con dos cascos de diferente tamaño para utilizar la moto, o poder viajar dos personas en el vehículo de dos ruedas.

Sin embargo, tal y como ha podido comprobar este diario, es en el tamaño de estos cascos donde comienzan los problemas. Y es que en las motocicletas, se encuentra una talla M (58) y una talla L (59). Un tamaño que, según afirman los expertos consultados por Qué!Madrid, es el más común para los motoristas masculinos… pero no para las mujeres, que suelen optar por tamaños más reducidos.

Algo que puede ocasionar que estos cascos no sean útiles a la hora de proteger a un usuario de cara a un accidente con la moto. Y es que la holgura del casco hace que éste no sea ergonómico y, por tanto, que no proteja la cabeza del motorista durante su uso. “Tiene que estar perfectamente ajustado porque, si no, ya no cumple sus funciones” nos aseguran fuentes expertas.

Un ajuste que no sucede en los cascos de Acciona, excesivamente grandes para muchos usuarios. Algo que, tal y como ha podido comprobar este diario, ya ha provocado muertes en la capital española. Es el caso de una joven universitaria, que fallecía tras darse un golpe con una de estas motos, sin tener la seguridad necesaria en la cabeza que debía garantizar este casco.

“es difícil encontrar un casco peor en el mercado”

Sin embargo, no es sólo el tamaño lo que hace que estos cascos de Acciona no sean auténticas protecciones. Y es que, tal y como ha podido saber este diario, lo cierto es que estos cascos solamente sirven para ser “quitamultas”, y no verdaderas medidas de protección.

“Es difícil encontrar un casco peor en el mercado” nos aseguran fuentes consultadas. Y es que el casco que se ofrece a los usuarios de las motos de acciona es un LS2, con forma Jet. Un casco que no ofrece protección integral de la cabeza y que, además, está fabricado con policarbonato. Es decir, un casco de plástico que apenas alcanza los 40 euros en el mercado, Y que, en caso de accidente, no supone una verdadera protección para el que lo lleva.

UNA DIFERENCIA DE 40 EUROS QUE ACCIONA “NO ESTÁ DISPUESTA” A PAGAR

“Cumple con lo mínimo. Es una gama muy básica” nos aseguran fuentes cercanas al mundo de las motocicletas. Un casco que, sin duda, no supondrá una medida de seguridad sobre estas motos que. Vehículos que, además, prometen llevar a los madrileños incluso por dentro de la M-30, alcanzando velocidades de más de 90 km/hora.

Desde el Qué!Madrid, hemos hablado con los expertos en el mundo de las motos, y de complementos para los motoristas de Motocard, en Madrid. Vendedores especializados en la venta de protecciones para motoristas que han explicado la importancia de los materiales para la protección de los conductores.

Así pues, mientras el citado casco LS2 es de policarbonato, y apenas útil sobre una moto, el casco Kaizu 130R supondría un cambio radical en la protección de los conductores de estas motos compartidas de Acciona. Un casco que, tal y como nos explican desde Motocard, está compuesto por fibra de vidrio, mucho más resistente. Un casco que actualmente se puede encontrar por cerca de 80 euros en el marcado.

Una diferencia de 40 euros que puede salvar vidas. Sobre todo, las de los usuarios de motosharing. Una diferencia que, sin embargo, no parece ser contemplada por Acciona, que mantiene los LS2 básicos en sus motos. Unos cascos que no protegen tanto como los Kaizu que, a pesar de seguir siendo un modelo Jet, sí ofrecen resistencia a los golpes.

Así pues, miles de personas optan diariamente por una moto Acciona para sus desplazamientos. Sobre todo, en la capital española. Una opción en la que se juegan su vida, debido a la falta de cascos ergonómicos y de materiales resistentes. Unos cascos, de apenas 40 euros de diferencia, que suponen el “precio” que Acciona pone a la vida de sus usuarios.