Quantcast
sábado, 3 diciembre 2022 20:54

Ruiz-Escudero cumplirá su promesa con Rivas… pero dentro de siete años

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, ha prometido al municipio que la construcción del cuarto centro de salud se finalizará en 2029. Para la alcaldesa, Aída Castillejo, significa esperar mucho, teniendo en cuenta que ni se han empezado las obras, tal y como había prometido el consejero. 

Enrique Ruiz Escudero está muy ocupado haciendo sus maletas en Sol como para darse cuenta de que aún tiene temas pendientes en su consejería. Uno de ellos, concretamente con el Ayuntamiento de Rivas. El consejero de Sanidad prometió hace más de dos años construir el cuarto centro de salud del municipio. Ahora y sin tener en cuenta las necesidades de los vecinos de Rivas, desde la consejería de Sanidad siguen insistiendo en que se comenzará la ejecución del proyecto a comienzos del 2023.

Pero lo más importante se encuentra en las fechas de funcionamiento del centro médico. Ruiz Escudero se ha atrevido ha enviar la propuesta de fechas de construcción a la alcaldesa de Rivas, donde se estipula que la apertura del centro será en 2029.

Esta decisión ha caído como un jarro de agua fría a Castillejo, que no ha dudado en denunciar esta situación. Algo que considera “una tomadura de pelo”, tanto por parte de la consejería de Sanidad como por parte de Ruiz Escudero.

La alcaldesa del municipio ya no se cree las promesas del consejero. Por eso ha decidido asumir la responsabilidad de construir el centro de salud. Aída Castillejo ha exigido la firma de un convenio que permita al Ayuntamiento adelantar los fondos y la construcción del equipamiento sanitario.

EL PROPIO MUNICIPIO ASUME EL PROYECTO

La alcaldesa de Rivas no puede esperar a que Ruiz Escudero se ponga al día con las responsabilidades de su consejería. Por ello, ha decidido ocuparse de la construcción del centro de salud de Rivas. Una iniciativa que no es nueva para Castillejo. En el colegio del barrio de La Luna en 2016, la alcaldesa solicitó firmar el acuerdo para ocuparse de la construcción del mismo. En 2017 ya habían completado el edificio.

Por esta razón la alcaldesa de Rivas no tiene miedo a ocuparse de las responsabilidades de Ruiz Escudero, al menos en su municipio. Ahora ha decidido enviar dos cartas exigiendo la firma del convenio al consejero de Sanidad y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Con esto, Castillejo espera que Ruiz Escudero actúe y agilice el proceso de construcción del centro de salud de Rivas.

Aún así, la alcaldesa de Rivas no se fía. Por ello llevará una moción al próximo Pleno municipal para que toda la representación política de la ciudad pueda apoyar esta petición. Su objetivo es, básicamente, que Ruiz Escudero haga su trabajo, o mejor dicho, Isabel Díaz Ayuso. Para Castillejo no es suficiente y también pondrá en conocimiento al Defensor del Pueblo. Quiere que este último se entere de las falsedades del Gobierno regional.

El único objetivo de la alcaldesa de Rivas es que Ruiz Escudero cumpla con su promesa y construya el centro de salud antes de que pasen siete años, tal y como ha estipulado la consejería que se iba a realizar la apertura.

RUIZ ESCUDERO DESBORDADO

Enrique Ruiz Escudero ya no sabe qué decisiones tomar para salvar la mala gestión sanitaria que están realizando tanto él, como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Su consejería se desborda y él con ella. La huelga multitudinaria por la sanidad madrileña ha puesto el acento sobre la crisis sanitaria y el foco directamente en él y Ayuso.

Ruiz Escudero es ajeno a la realidad madrileña ya que, según él, esta huelga “no nos condiciona”. El consejero cree que la marcha multitudinaria solo ha estado movida por la oposición y que por lo tanto no es lo suficientemente importante como para sentarse a negociar las condiciones de los sanitarios. A esto, se une el centro de salud de Rivas que promete abrir en siete años, cuando ya esté alejado de Sol. Por el momento, no pone solución a ninguno de sus frentes abiertos y se limita a huir de los verdaderos problemas que están hundiendo a su consejería en Madrid.