Quantcast
miércoles, 7 diciembre 2022 18:35

Los ganaderos aún explotan las subvenciones por “ataques de buitre” en Madrid

La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid, declara el importe por ayudas para compatibilizar la actividad ganadera con la existencia de poblaciones de lobos, perros asilvestrados y buitres en la Comunidad de Madrid, durante el año 2022.

Estas ayudas tienen un importe de 150.000 euros. Lo que resulta insuficiente para los ganaderos, “las ayudas consiste en dar un pago que no llega a cumplir lo que el vale un animal a la venta” dice UGAMA (Unión de agricultores, ganaderos y silvicultores de la Comunidad de Madrid).

El importe dependerá del daño producido al animal, aunque expresan su desconecto con “el bajo importe que se da, ya que no es ni de lejos el valor del animal perdido”.

Se genera un gran debate al incluir a los buitres como “amenaza” para los animales de los ganaderos, al ser animales que se alimentan de animales muertos, ya que son carroñeros. Y no sería “un peligro” para las ganaderías. Desde la asociación explican que “en ocasiones ante la falta de alimento pueden atacar a animales vivos, y los terneros recién nacidos constituyen una presa fácil para estas rapaces.”

Los ganaderos creen que “los buitres atacan al ganado y que la frecuencia de los ataques se han incrementado en los últimos años debido al incremento poblacional de la especie.”

¿QUE PIDEN LOS GANADEROS?

Los ganaderos madrileños, realizan una serie de observaciones a las modificaciones que se han propuesto. Entre ellas, consideran que el plazo de presentación de solicitudes debe ser indefinido, ya que el lobo y el buitre “no descansan” de sus ataques y los ganaderos sufren este problema de manera continuada. Así como que el plazo máximo para recibir las indemnizaciones sea de 2 meses desde que se produzca el ataque.

Respecto al crédito presupuestario, en caso de agotarse, reclaman que se aumente este crédito hasta poder conceder las ayudas a todos aquellos solicitantes que hayan tenido ataques sin que nadie se quede fuera de percibir la ayuda por falta de presupuesto.

También solicitan que los nuevos importes, sean como mínimo el doble de los establecidos en la actual orden. “El daño no lo hace solo la muerte del animal, sino que la muerte de ese animal puede hacer perder 1 año a ese ganadero”. Por ello consideran que los importes quedan “por debajo” de la realidad de los costes.

UGAMA considera “necesario solicitar más modificaciones de la Orden que no se han reflejado en la documentación presentada por la Consejería.”

REQUISITOS DE LOS BENEFICIARIOS

Deberán cumplir con lo establecido en la legislación para la identificación del animal. Así como notificar, de manera inmediata, el siniestro que pueda ser atribuido a lobos, perros asilvestrados o buitres.

Los animales atacados no podrán moverse, ni manipularse además de previamente mostrar de manera evidente los ataques de manera que permitan dictaminar si el ataque se debe o no a los animales mencionados.

En el caso de animales heridos que no resulten muertos, y que ocasionen una pérdida económica para el ganadero, se podrá conceder ayuda por los gastos veterinarios ocasionados siempre que no superen el importe máximo establecido por lucro cesante y daños indirectos.

Según los últimos datos registrados, los ataques a ganado por lobos han disminuido un 65%, pasando de los 398 que se produjeron en 2018 a los 139 del año pasado. Esto se debe a la modernización de sus infraestructuras, y el conocimiento que tienen los técnicos medioambientales y los agentes forestales sobre las especies.

Estas ayudas que ofrece la Comunidad de Madrid “contribuyen al mantenimiento de la actividad ganadera por tratarse de un uso tradicional clave en la conservación del medio ambiente.”