Quantcast
jueves, 8 diciembre 2022 21:41

El Metro “automatizado” de Ayuso podría ser un peligro para sus viajeros

El Metro de Madrid se ha convertido en uno de los claros temas de campaña para el Gobierno autonómico de Isabel Díaz Ayuso. Suburbano que la presidenta madrileña cuenta con modernizar en los próximos años, a través de la instauración de una línea completamente automatizada en la capital española. Algo que, sin embargo, podría no ser del todo positivo para los usuarios del suburbano madrileño. Así lo destacan los sindicatos de trabajadores de Metro de Madrid, que han lamentado que esta apuesta por la modernización del suburbano pueda implicar una pérdida de seguridad para los usuarios del transporte público madrileño.

Sin duda, uno de los transportes públicos más famosos y valorados de la capital española es el Metro de Madrid, utilizado a diario por millones de españoles y turistas. Un suburbano siempre en el centro de la polémica, no sólo por las averías que se producen de forma constante en sus instalaciones, sino también por las continuas críticas de uno y otro partido en referencia a la gestión del Metro de Madrid, cuyas cuentas anuales son millonarias.

Polémicas que no han frenado al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso para buscar una modernización del Metro de Madrid, que ponga al suburbano de la capital española dentro de la lista de referentes a nivel mundial. Un plan que presentaba la propia presidenta madrileña este verano, con el anuncio de la nueva línea automática del suburbano, que estará presente en el diseño de Madrid Nuevo Norte.

“Va a operar como la primera línea automática del Metro de Madrid, y se unirá así a sistemas de metro sin conductor con los que Asia es, por ejemplo, ahora líder mundial” destacaba la popular. Un plan con el que ha asegurado que su Gobierno defiende “un transporte público de calidad, moderno y eficaz”.

LOS TRABAJADORES DEL METRO, PREOCUPADOS

Un plan de la presidenta de la Comunidad de Madrid que, sin embargo, no parece convencer a todos los sectores dentro del Metro de Madrid. Así pues, tal y como han destacado desde el Sindicato del Colectivo de Maquinistas del Metro de Madrid a Qué!Madrid, este plan podría, no sólo conllevar una gran destrucción de empleo, sino una importante caída en la seguridad de los pasajeros.

“La inversión que supondría esta línea podría invertirse en mejorar otros aspectos del suburbano, como la prevención de riesgos, o la comunicación de los trenes” destacan desde el sindicato. Una prevención, así como una mejora en la videovigilancia y las comunicaciones dentro del Metro, que podrían salvar vidas.

Algo que ya hacen los maquinistas en sus turnos de trabajo, tal y como aseguran fuentes a este diario. Así pues, en los últimos meses, ha sido la valoración de estos trabajadores ante una situación de emergencia la que ha conseguido evitar graves accidentes en el suburbano. Es el caso de un incidente en la línea 1, cuando un vagón se incendiaba y los pasajeros decidían salir a las vías del tren para evitar las llamas. Un momento en el que sólo la actuación del maquinista consiguió paralizar el tren de Metro que hacía su ruta en el sentido contrario, evitando así que los pasajeros fuesen arrollados.

Situaciones que se viven día tras día en el Metro y que, debido a la baja vigilancia y la desaparición de la videovigilancia, acaban siendo un auténtico riesgo para trabajadores y pasajeros, como sucedía en la línea 8 hace apenas unas semanas, cuando el maquinista acudía al vagón donde salía “polvo”, y pronto se descubría que una pelea de cuchillos había generado el caos dentro del suburbano. Una pelea que ponía en riesgo la vida del maquinista y de los viajeros, especialmente, debido a la ausencia de videovigilancia o comunicaciones dentro del tren de Metro.

Riesgos que, tal y como destacan trabajadores de Metro de Madrid, no podrán ser valorados en las líneas automáticas de Ayuso, dejando a los viajeros “a merced” del sistema de inteligencia artificial del tren. Una caída en la seguridad del suburbano que costará millones a las arcas públicas de los madrileños, y que dejará sin trabajo a cientos de maquinistas.