Quantcast
jueves, 8 diciembre 2022 10:34

Lobato convierte a Mónica García y a Alejandra Jacinto en sus “muletas” para tumbar a Ayuso

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Juan Lobato, continúa reivindicando una sanidad pública de calidad junto con el resto de partidos de izquierda. Ahora solicita a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que rectifique ante su estrategia frente a las urgencias médicas.

Juan Lobato tiene claro que quiere llegar a las elecciones de mayo de 2023 con más puntos que la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Para ello, ha aprovechado la asignatura pendiente de la dirigente para ponerla en jaque una vez más.

Lobato ha conseguido ponerse de acuerdo con Mónica García, la portavoz de Más Madrid, y con Alejandra Jacinto, portavoz de Unidas Podemos, para defender “una sanidad pública de calidad”. Parece sorprendente, ya que hace unos días Lobato no quería ver a Mónica García. De hecho, el portavoz del PSOE utilizó a Pilar Sánchez Acera y a Jesús Celada para atacar a García.

Ahora, Lobato ha cambiado de estrategia y pretende tumbar a Ayuso con el apoyo de la oposición. Incluso, los grupos parlamentarios de izquierdas han arropado en la manifestación, celebrada en la plaza de Neptuno, a los sanitarios que han protestado por la apertura de las urgencias extrahospitalarias.

EL PSOE QUIERE QUE AYUSO ESCUCHE A LOS SANITARIOS

El PSOE de Madrid ha aprobado una resolución a través de la cual Juan Lobato insiste al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso a que rectifique su estrategia respecto a las urgencias médicas.

“Un día después de la gran movilización que hubo ayer, quiero decírselo muy claro al Partido Popular, la Comunidad de Madrid está a tiempo de rectificar en materia de urgencias sanitarias. Han hecho varias rectificaciones, ceses y dimisiones, pero aún está a tiempo de hacer una última rectificación para conseguir que las familias estemos atendidas con seguridad y tranquilidad,” ha subrayado Lobato, en declaraciones a los periodistas.

Para Lobato, las familias y profesionales sanitarios exigen “la mejor sanidad posible”. También ha aprovechado y ha pedido a todos los socialistas “la máxima implicación en evitar el desmantelamiento de las urgencias médicas”.

Lobato quiere que Ayuso escuche a los sanitarios y tenga en cuenta los horarios laborales de los trabajadores. Con la ayuda de la oposición, pretende que el PP replantee su decisión de abrir las urgencias extrahospitalarias y así poner en jaque durante más tiempo a Ayuso.

ENRIQUE OSSORIO SE FIJA EN LOS DEBERES DE OTROS

El vicepresidente y consejero de Educación y Universidades, Enrique Ossorio, ha entrado también en la polémica de la sanidad pública que gestiona Isabel Díaz Ayuso.

Ha señalado que la sanidad pública se defiende “trabajando” y “no con eslóganes o con manifestaciones”. Parece ser que Ossorio ya no se acuerda de los profesores especializados que se encuentran en sus casas sin poder trabajar. Tampoco de las quejas de estos ni de su desesperación para que les de una respuesta.

Sin embargo, si se acuerda de dar lecciones sobre su mandato a Ayuso. El Ejecutivo madrileño ha reivindicado que la capital necesita una sanidad pública “fuerte y de calidad” ante el “abandono completo” al que están expuestos los sanitarios por parte de la Comunidad de Madrid.

Ossorio ha recordado las promesas que hizo Ayuso hace una semana a los sanitarios: la apertura de 80 centros sanitarios 24 horas y mejorar las listas de espera. Algo que está causando más problemas y, hasta el momento, ningún avance para la gestión política de la presidenta madrileña.

Ahora es el turno de Isabel Díaz Ayuso de dar respuestas a los sanitarios y así salvar una vez más “por los pelos” su asignatura pendiente: la sanidad. A ella debería unirse el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, para replantear la estructura que van a seguir la apertura de las urgencias extrahospitalarias. Ayuso se encuentra una vez más en el punto de mira de su gestión política por no poder resolver las necesidades de los sanitarios y ofrecer a los madrileños una sanidad digna.