Quantcast
domingo, 4 diciembre 2022 22:27

Madrid “da la espalda” a los residentes con VIH y quiere “hacer caja” con ellos

Madrid es la única comunidad autónoma que está vulnerando el derecho a la salud de las personas residentes en ella, que tienen una situación administrativa incierta. Hasta noviembre del año pasado se respetaba la ley de “cuando la atención médica es no demorable, da igual la situación administrativa de las personas. Hay que atenderlas.” En Madrid, ahora no se está cumpliendo y se están poniendo muchas barreras para que si no cumples una serie de requisitos que ellos han puesto, no puedes acceder al sistema sanitario. Esto tiene consecuencias muy graves de salud para las personas que tienen tratamientos crónicos y las personas con VIH. No les dan el tratamiento y a medio plazo tiene consecuencias muy graves porque estas se pueden enfermar más, pero también desde el punto de salud pública porque si no toman la medicación, es transmisible. Solo por esto se debería dar el tratamiento y no poner estas dificultades, pero no parece que la Comunidad vaya a recular. Son más de 1000 casos desde noviembre del año pasado hasta el día de hoy los que se han visto afectados por esto.

LA AYUDA DE CIERTAS ASOCIACIONES ANTE LA FALTA DE AYUDA DE LA COMUNIDAD

Gracias a la asociación y el apoyo de varias ONG’s, estas más de 1000 personas desde noviembre hasta aquí han podido tratarse ante la negativa de la Comunidad de Madrid. Estas tienen una farmacia solidaria donde les dan medicación hasta encontrar la solución al conflicto. También hacen acompañamientos a los hospitales para que puedan ejercer su derecho a la salud. No obstante, cada vez tienen más dificultades porque los médicos en los hospitales quieren atenderles pero desde el punto de vista administrativo le ponen muchas “zancadillas” para que no les puedan atender.

Las organizaciones solidarias que las apoyan piensan que la Comunidad de Madrid “pasan del tema” por una “cuestión política”. “Según ellos, es por el efecto el efecto llamada, y que la gente viene aquí a hacer turismo sanitario. Nada que ver con la realidad. Son personas que vienen a Madrid, que son residentes en Madrid, y no vienen a buscar el tratamiento VIH, es que tienen la condición de VIH. Incluso algunos también se infectan aquí. Es una discriminación y una violación de derechos gravísima. En un año habremos atendido a más de mil casos. Si no hubiera sido por nosotros, estas personas no hubieran tenido acceso al tratamiento”, asegura Gerjo, director de programas de la ONG Acción Triangulo.

NO SOLO PONEN BARRERAS, SINO QUE QUIEREN “HACER CAJA” CON ESTO

Lo hemos conseguido con farmacias solidarias hasta que resolvamos los trámites administrativos, que puede tardar varios meses, o entrando por Urgencias. Pero ahora por Urgencias tampoco nos dejan, porque hostigan y acosan a las personas. Hasta ahora estaba funcionando pero es que ahora les persiguen para facturarles, cuando esto no es facturable. Un tema de salud pública no es facturable. Les mandan cartas, les hacen llamadas, les mandan correos electrónicos, para acosarles. Las personas nos dicen que no les deben nada y efectivamente, eso le hacemos saber, que no les deben dinero. De hecho, cuando llegan facturas las recurrimos y las ganamos. Es una visión totalmente obtusa. Desde el punto de vista de salud pública, a ti te interesa que las personas que residen en Madrid estén sanas, porque así vamos a estar sanos todos y todas”.

El propio Gerjo nos asegura que la primera concentración que hicieron fue el 29 de julio, y que “las cosas siguen igual o peor”. Aparte de su ONG, son muchas otras las que están luchando para darle una salida a este grave caso: Apoyo Positivo, CESIDA, COGAM, gTt-VIH, Imagina Más, KIF-KIF y Salud Entre Culturas. Así, la Comunidad de Madrid, Ruiz Escudero y la propia Ayuso siguen recibiendo diferentes acusaciones en términos de sanidad, que no le hacen nada bien de cara a las próximas elecciones del 28 de mayo. Asimismo, Gerjo y el resto de asociaciones asistentes a la concentración contra la exclusión sanitaria por el derecho a la salud de todas las personas residente de la Comunidad de Madrid nos aseguran que no dejarán “de dar guerra” hasta que no se ponga una solución digna y racional a este problema.