Quantcast
jueves, 8 diciembre 2022 14:18

La música clásica ”horroriza” a los usuarios del Metro de Madrid

Las quejas por la nueva iniciativa de la Comunidad de Madrid en el suburbano madrileño aumentan cada día. Y es que, son muchos los usuarios del Metro que no ven con buenos ojos la nueva medida que prometía mejorar la calidad de experiencia de los madrileños y turistas en el transporte público de la capital.

A finales de septiembre la Comunidad de Madrid junto a Metro de Madrid anunciaba que algunos vagones y estaciones emitirían a diario música clásica para 200.000 viajeros. Una iniciativa que se está llevando a cabo en las estaciones de Ópera, Sevilla, Tribunal y Cuatro Caminos con piezas de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, son muchos los pasajeros que están expresando a través de sus perfiles de Twitter su desagrado con esta nueva incorporación musical. La mayor parte de ellos se quejan del mismo aspecto: el alto volumen al que suenan las melodías clásicas. “La música clásica es para escucharla a un volumen bajo medio. A fuerte volumen es muy apocalíptico. ¿No está demasiado fuerte el volumen de la música en la estación de Ópera?”, expresaba un usuario de la red social Twitter.

UN VOLUMEN EXCESIVO EN EL METRO DE MADRID

Una queja que se ha repetido a diario entre los pasajeros, coincidiendo todos ellos en que el volumen en el que se emiten las melodías proporciona a los vagones y las estaciones un “ambiente de película de miedo”. “Una buena iniciativa, pero debería ser un hilo musical agradable. Ya he visto a varios viajeros quejándose, en Ópera concretamente”, indicaba otra usuaria del Metro de Madrid.

Así pues, lo que en un principio tenía la finalidad de acercar a los pasajeros madrileños al mundo de la música clásica, parece que les está alejando más. Para poder llevar a cabo la iniciativa, Metro de Madrid firmó el pasado mes de abril un convenio con la Fundación ORCAM para fomentar la cultura musical.

De este modo, cada día suenan 60 piezas musicales, pertenecientes a una selección de obras populares como El sombrero de tres picos, de Manuel de Falla, La verbena de la Paloma, de Tomás Bretón, o La Gran Vía, de Federico Chueca y Joaquín Valverde, tal y como detallan desde la página web del Metro de Madrid.

“Desde sus inicios, el suburbano madrileño guarda una estrecha relación con la cultura y la música. Sus instalaciones han sido fuente de inspiración y escenario para muchos de sus profesionales. Sus pasillos han marcado los inicios de múltiples carreras y han acogido conciertos de grandes artistas, como el cantante Raphael”, explican desde la empresa pública respecto al motivo de emitir música clásica en el Metro.

MÚSICA CLÁSICA DURANTE ”LARGAS ESPERAS”

Pero para muchos usuarios los motivos por lo que la música suenan podrían ir más allá. “Lo que necesitamos es menos tiempo de espera en andenes, no que pongan musica a la fuerza a ver si asi estamos menos enfadados por esperar 10 minutos”, indicaba a través de Twitter una pasajera del Metro de Madrid.

Y es que, son muchas las personas que consideran que este nuevo proyecto podría ser una forma de ”evitar” el gran problema principal del subterráneo madrileño: las largas esperas y la aglomeración de pasajeros. Críticas que a diario se llevan a cabo entre los usuarios del Metro de Madrid y que hasta el momento no se han solucionado.

Junto al problema de las largas esperas se encuentra el de todos aquellos pasajeros que no emplean la mascarilla en el interior de los vagones. Una medida que hasta el momento es obligatoria pero que muchas personas han dejado de cumplir. Por este motivo, son muchas las quejas respecto a la falta de medidas llevadas a cabo.

“Si la megafonía sonara en los vagones, el 50% de los que no la llevan, se la pondría. Pero como no se hace… y ni los vigilantes se molestan en decir nada cuando lo ven”, denuncian desde la red social Twitter. Un uso de la megafonía que hasta el momento no se está empleando en ello, y que en su lugar, emite cada día música clásica en algunas líneas del Metro que no termina de convencer a los usuarios del suburbano madrileño.