Quantcast
martes, 27 septiembre 2022 4:30

David Pérez dejará de pagar la factura de la luz para que tengas nuevos tornos en el Metro de Madrid

La factura de la luz se ha convertido en un problema para muchos madrileños. Algo que también está sufriendo el transporte público de la capital española y, en especial, el Metro de Madrid. Sin embargo, este sobrecoste en la factura de la luz no ha detenido a la Consejería de Transportes, que ha aprobado un gasto de cerca de 17 millones de euros para nuevos “peajes” del suburbano.

La guerra abierta entre Ucrania y Rusia está provocando consecuencias a nivel internacional. Entre ellas, la brutal crisis energética que afecta a gran parte de Europa, y que ha encarecido el precio de las energías hasta máximos históricos. Una situación que se une a la inflación, y a los precios ascendentes de energías y combustibles desde hace más de un año, y que ha provocado que muchos madrileños empiecen a ver con temor la factura de la luz.

Sin embargo, las cifras de la energía no sólo están suponiendo una crisis en las economías domésticas, sino también en las administraciones públicas. Es el caso de los trasportes públicos madrileños y, en concreto, del Metro de Madrid. Y es que el suburbano sigue acumulando facturas millonarias, que han hecho que, en más de una ocasión, el consejero de Transportes haya asegurado que la situación está cerca de ser insostenible en el suburbano madrileño.

LA MILLONARIA FACTURA DE LA LUZ DEL METRO DE MADRID

El famoso Metro de Madrid se sustenta gracias a la energía eléctrica. Algo que hace que, en los millones de trayectos de los madrileños por el suburbano, el consumo del mismo se dispare día tras día.

Tanto, que la factura de la luz durante estos meses de 2022 se ha convertido en un gasto millonario para la Comunidad de Madrid. Un gasto que se calcula alrededor de los 400.000 euros diarios. Cifra muy superior a la factura de la luz que presentaba el Metro de Madrid hace apenas un año, cuando el gasto se acercaba a los 170.000 euros diarios.

Un situación que llevaba al consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, David Pérez, a pedir “solidaridad” al Gobierno nacional. “No hay presupuesto que soporte la subida de la electricidad de una gran infraestructura como metro y que, por ahora, a pesar de haberlo solicitado, no hemos tenido respuesta” lamentaba el consejero popular.

“Es un transporte público que está afectado por un factor ajeno a nuestra gestión, y que no puede ser abordado en solitario por parte de los operadores como Metro o la Comunidad Autónoma” aseguraba David Pérez ante los medios. Unas palabras que ahora se han visto reforzadas, tras el aumento de usuarios del suburbano, provocado por el descuento en las tarifas del abono transporte, que implica más gasto por parte del Metro de Madrid.

EL SURBUBANO CONTARÁ CON NUEVOS “PEAJES” 4.0

Sin embargo, parece que esta complicada situación eléctrica a la que está sometido el Metro de Madrid no es determinante para continuar con los cambios planteados desde la Consejería de Transportes. Así pues, a pesar de las críticas ante la falta de ayuda para pagar la factura de la luz, el departamento de David Pérez seguirá adelante con proyectos de más de 10 millones de euros para “modernizar” el suburbano.

Así pues, tal y como ha podido saber este diario, la Consejería de Transportes ha convocado la licitación para la “contratación de un suministro e instalación de equipos de peaje según el modelo E4.0“. Un proyecto que tiene como objetivo “continuar con el cierre de la red en varias estaciones que se encuentran dentro del plan de accesibilidad y modernización”.

“Peajes” que supondrán un gasto de más de 17 millones de euros, según el presupuesto base de licitación presentado por la Consejería de David Pérez. Gasto millonario que será financiado por los fondos de la Unión Europea “Next Generation“, tal y como destaca el documento oficial. Una cifra que, sin duda, modernizará al Metro de Madrid, pero que no ayudará al suburbano con su factura de la luz. Algo que provocará que los usuarios del Metro viajen “a oscuras”, pero con unos nuevos “peajes” de acceso de última generación.