Quantcast
lunes, 3 octubre 2022 1:05

Mar Espinar se “aplatana” en verano y allana el camino a Mercedes González

Se acercan las elecciones municipales de 2023, y el PSOE comienza ya a dar sus primeros pasos para llevar a cabo las primarias que elijan a sus candidatos municipales. Una cuestión que, en el caso de la ciudad de Madrid, se debate entre nombres socialistas tan sonados como Mar Espinar o Mercedes González. Una batalla que, sin embargo, cada vez empieza a inclinarse más a favor de la Delegada del Gobierno, frente a una Mar Espinar “desaparecida”.

Menos de un año queda para que los madrileños regresen a las urnas para escoger a sus representantes municipales. Una “cuenta atrás” que el Partido Popular comenzaba hace semanas, escogiendo a sus primeros candidatos a los principales municipios madrileños. Ahora, ha sido el PSOE quien, este lunes, ha aprobado las bases de sus procesos de primarias para escoger a los cabezas de lista para estos comicios de 2023.

Unas primarias en las que, en el caso de la ciudad de Madrid, los candidatos son nombres socialistas de gran peso en la capital. Entre ellos, resuenan el de Mar Espinar, actual portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, o el de Mercedes González, delegada del Gobierno en Madrid.

LA CONFIANZA EN MERCEDES GONZÁLEZ FRENTE A LOS “GADGETS” DE ESPINAR

Sin duda, grandes nombres que podrían “dividir” a los socialistas en las primarias para elegir a la mejor candidata para las municipales por Madrid. Candidatas que, sin embargo, ahora ostentan pesos muy distintos dentro de la capital española. Al menos, de cara al partido socialista.

Así pues, muchos eran los que apostaban por el perfil de Mar Espinar como la gran “alternativa” en las urnas a la propuesta de José Luis Martínez-Almeida. Y es que la portavoz socialista parecía tener garra y gancho. Dos cuestiones fundamentales para el PSOE de cara a “conquistar” los votos de los madrileños.

Sin embargo, la apuesta por Mar Espinar parece no haber cuajado completamente para los socialistas en Madrid. Por un lado, debido a los “gadgets” utilizados por la socialista durante sus enfrentamientos con el edil popular, que no han sido entendidos ni valorados por los socialistas.

Es el caso de la ya famosa “bolsa de basura” que lucía Mar Espinar en el Pleno Municipal. Algo que, este verano, se ha unido a la casi completa “desaparición” de la portavoz socialista, que parece haber querido pasar a un segundo plano político y social durante las últimas semanas.

Un segundo plano que ha hecho que muchos integrantes del PSOE vuelvan a mirar hacia Mercedes González. Delegada del Gobierno en Madrid que, sin duda, es vista por muchos como la “favorita de Ferraz”. Una favorita que parecía haber perdido peso como posible candidata por Madrid pero que, ante la “dejadez” de Espinar, parece haber recuperado sus posibilidades de cara a las elecciones de 2023.

EL PSOE, “A LA DESESPERADA” EN MADRID

Baile de sillas, y falta de candidatos fijos aún para las elecciones municipales del año que viene por parte de los socialistas, que vuelven a demostrar la necesidad del PSOE madrileño de buscar candidatos que realmente puedan enfrentarse en las urnas al éxito de José Luis Martínez-Almeida.

Un éxito de los populares en la ciudad de Madrid que se repite de forma histórica, y ante el que los socialistas parecen no encontrar la vía adecuada para “arañar votos” entre los madrileños ante las urnas. Y es que, a pesar de los evidentes esfuerzos del PSOE por conquistar Madrid, parece que los candidatos socialistas siguen sin convencer dentro de la capital española.

Algo que se ha podido comprobar con los diferentes perfiles socialistas que han intentado ganar el Ayuntamiento de Madrid. Desde el fichaje estrella de Pepu Hernández, a candidatos más tranquilos o emblemáticos como Antonio Miguel Carmona, Trinidad Jiménez o Fernando Morán. Grandes nombres del PSOE que, sin embargo, se han “estrellado” frente al bastión popular de la ciudad de Madrid.

Una tarea que, ahora, recaerá sobre los hombros de la candidata que surja de las primarias del PSOE por la capital española. Una “batalla interna” ante la que parece que la estrategia de Mar Espinar, y de sus nefastos asesores, no parece ser suficiente para “derrotar” a una Mercedes González que sigue dando cara.