Quantcast
viernes, 7 octubre 2022 14:06

El “concejal Desgracia” invierte en flores lo que ahorra en limpieza en Madrid

La polémica sigue cercando al concejal del distrito de Chamberí, Francisco Javier Ramírez. Y es que el conocido ya como “concejal Desgracia” ha vuelto a posicionarse en el punto de mira debido a sus excesivos gastos. Dinero destinado a los gastos de “representación y protocolo” del concejal del distrito que, sin embargo, parece no estar disponible para la limpieza de su “territorio” dentro de Madrid, que sigue acumulando quejas vecinales por suciedad que se acumula en las calles madrileñas dependientes de Ramírez.

Francisco Javier Ramírez se ha convertido, desde su elección como concejal del distrito de Chamberí, en la “desgracia” de todos los vecinos del conocido barrio madrileño. Y es que múltiples son las polémicas que rodean a este concejal, siendo la principal de ellas la falta de limpieza de las calles del distrito. Y es que, a pesar de ser una de las zonas más grandes y emblemáticas de Madrid, Chamberí se encuentra ahora “conquistado” por la basura y los desperdicios. Algo de lo que se han quejado los vecinos y sus asociaciones, sin conseguir respuesta alguna del político.

Quejas entre las que también se encuentran las terrazas, que llegan a hacer casi imposible la vida en el barrio, tal y como han criticado los vecinos en muchas ocasiones. Vecinos que, sin embargo, no han tenido posibilidad de enfrentarse directamente al concejal, quien no parece estar dispuesto a escuchar a las asociaciones vecinales, tal y como éstas han asegurado a este diario en diversas ocasiones.

EL CONCEJAL QUE MÁS GASTA DE TODO MADRID

Polémicas que no han provocado, sin embargo, que el concejal haya dejado su cargo dentro del Ayuntamiento de Madrid. Tampoco han conseguido “ahorrar” dentro de las arcas públicas del Consistorio madrileño. Y es que, a pesar de no escuchar las peticiones vecinales, y a pesar de la suciedad que gobierna en Chamberí, lo cierto es que Francisco Javier Ramírez es el que provoca más gastos dentro del Ayuntamiento de Madrid, sólo por debajo de la propia Alcaldía de José Luis Martínez-Almeida.

Así pues, según los datos oficiales ofrecidos por el Ayuntamiento de Madrid, el pasado 2021, la Alcaldía del popular invirtió 19.620 euros en “gastos de protocolo y representación”. Unos gastos que, en el caso de Chamberí, alcanzaron los más de 12.000 euros, siendo este distrito seguido por Fuencarral-El Pardo, también en manos de Ramírez, con un gasto protocolario de 2.357 euros. Por debajo de este gasto queda incluso el departamento de la Vicealcaldía, que no llega a los 1.400 euros en todo el 2021.

Gastos del concejal Ramírez que, según el desglose oficial, se han producido en departamentos tan llamativos como el de las flores. Y es que el gasto en adornos florales del concejal durante el 2021 ascendió hasta los 1.420 euros. Del resto del gasto únicamente se explica oficialmente que se realizó en “otros conceptos”. Conceptos entre los que, según “eldiario.es”, también estarían incluidas “banderitas” o ejemplares de bolsillo de la Constitución española.

LA LIMPIEZA BRILLA POR SU AUSENCIA EN EL CHAMBERÍ DE RAMÍREZ

Gasto protocolario que se ha convertido en una nueva polémica contra el concejal. No sólo por la elevada cifra, sino porque, mientras que Ramírez hace uso de las arcas públicas, el distrito bajo su mando sigue sufriendo las consecuencias de su mala gestión. Sobre todo, en el caso de la falta de limpieza en las calles del distrito.

“Insoportable el olor, las cucarachas, y la no recogida de basura”

Múltiples y constantes son las quejas de los vecinos, y asociaciones vecinales, ante la dejadez del concejal popular con respecto a este tema. Una suciedad constante en el madrileño distrito que ha preocupado aún más a sus habitantes con la llegada del verano y, con él, la posibilidad de plagas de insectos debido a la suciedad y los desperdicios acumulados en las aceras.

“Vivo en Chamberí. Insoportable el olor, las cucarachas y la no recogida de basura” lamenta un usuario en sus redes sociales. Como él, muchos han criticado la falta de gestión del Ayuntamiento, personada en el concejal Ramírez. “Ruidos, basura… ¿piensa hacer algo el concejal, o va a dejar que Chamberí siga degradándose?” lamentan desde las redes.

Lamentos que, sin embargo, parecen no ser escuchados por el concejal, que sigue gastando de las arcas públicas para acciones de “representación” de un barrio que, desde hace meses, vive enterrado entre las basuras, las terrazas, y la desgana de su concejal.