Quantcast
domingo, 2 octubre 2022 12:56

Los badenes ilegales: así es la “pesadilla” diaria de muchos conductores madrileños

Cada día pasan por las carreteras de la Comunidad de Madrid cientos de vehículos que se dirigen a distintos destinos. Una actividad realizada por muchas personas a diario, pero que en ocasiones se ve dificultada por múltiples motivos. Atascos, carreteras en mal estado, semáforos que tardan demasiado en cambiarse…y sobretodo los populares badenes ilegales.

Un problema que se puede hallar en muchas carreteras madrileñas y que durante años los Ayuntamientos de la región han silenciado. Y es que, muchos de estos badenes incumplen con la normativa vigente sobre la altura y las dimensiones que tienen que tener. Un hecho que ha dado lugar a las quejas de muchos vecinos y al perjuicio de algunos automóviles.

Según la ley aprobada por el Ministerio de Fomento en el año 2008, los badenes no deben superar los 10 centímetros de altura. Sin embargo, más de la mitad de estos reductores de velocidad de la Comunidad de Madrid incumplen la normativa establecida. Así pues, en la región madrileña hay municipios en los cuales, sus badenes duplican el máximo permitido y nadie hace nada por rectificarlo.

A pesar de que los Ayuntamientos son conocedores del problema, muchos de ellos optan por no invertir en su reducción y dejarlos tal y como están. Por este motivo, los vecinos de municipios como Parla reivindican a su alcalde que ponga solución a todos aquellos badenes ilegales.

Son los municipios de la región donde más abundan los badenes irregulares, así como las zonas residenciales que rodean el centro de la capital, como el caso de Carabanchel o Vallecas. Si ocurriese el caso de que el vehículo sufriese daños por culpa de estos badenes no adaptados, el usuario del automóvil puede reclamar al Ayuntamiento los perjuicios sufridos.

BADENES REDUCIDOS EN TORREJÓN DE ARDOZ

Una situación en las carreteras madrileñas que lleva años solucionando pero que pocas autoridades municipales deciden solventar. No obstante, ayuntamientos como el de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, han decidido dar un ”paso al frente” y suavizar las rampas de los pasos elevados.

Así pues, el alcalde del municipio, Ignacio Vázquez, explicaba que “gracias a estos trabajos que nos habían solicitado muchos vecinos, logramos que los pasos de peatones sigan siendo seguros para los peatones pero que sean más fáciles de transitar por los automóviles a una velocidad reducida”.

POLÉMICA ENTRE LOS VECINOS

Una medida que los vecinos de otros municipios de la Comunidad de Madrid observan con ”envidia” y piden que se aplique en sus respectivas localidades. Y es que, aunque los distintos tipos de badenes cumplen una función necesaria para garantizar la seguridad en las carreteras, suelen ser un tema polémico en el que afecta a los vecinos de las localidades.

Así ocurrió hace unos meses en Leganés, en donde la instalación de unos badenes perjudicó al bienestar de su habitantes. Los vecinos del municipio denunciaron la instalación de los badenes al ver peligrar el estado de sus casas. Por ello, insistían en que se rebajase su altura o por lo contrario, se cambiasen de ubicación. Finalmente, el Ayuntamiento de Leganés hizo caso a las quejas de los vecinos de la localidad y optaron por rebajar la altura de los mencionados reductores de velocidad.

“En Collado es imposible que los coches vayan rápido por la cantidad de badenes ilegales que hay”, expresaba un usuario de Twitter en relación al mencionado problema. Un asunto, ante el cual, los madrileños piden soluciones para garantizar la seguridad de toda la ciudadanía.