Quantcast
miércoles, 30 noviembre 2022 4:08

Metro de Madrid, el verdadero “pionero” del ahorro energético que ahora combate Isabel Díaz Ayuso

El Metro de Madrid podría ser la “piedra en el zapato” de la Comunidad de Madrid, después de que el gobierno de Pedro Sánchez “sorprendiera” esta semana con la aprobación, y posterior publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del nuevo decreto-ley sobre ahorro energético. Estrategia con la que el Ejecutivo nacional pretende rebajar el consumo nacional eléctrico, y que ya ha recibido el rechazo frontal de Isabel Díaz Ayuso. Un rechazo en el que, sin embargo, se mantiene el silencio sobre los “recortes”, en clave de consumo eléctrico, que sufrió el transporte madrileño a las puertas del verano.

El conflicto armado entre Rusia y Ucrania ha tenido fuertes consecuencias, sociales y económicas, a nivel internacional. Entre ellas, y que actualmente preocupa a nivel internacional, es el coste de la energía. Una situación ante la que el Gobierno de España ha decidido lanzar un nuevo decreto ley de “ahorro energético”, que era publicado este pasado martes en el BOE. Un proyecto con el que se busca reducir el consumo de energía, a través de la regulación de las temperaturas de los locales, así como del “apagón” de los edificios públicos, escaparates y fachadas a partir de las diez de la noche en toda la nación.

Plan que, sin embargo, pronto recibía el frontal rechazo del Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso. Y es que la presidenta popular no dudaba en asegurar que la Comunidad de Madrid no cumpliría, al menos inicialmente, con las exigencias del Ejecutivo nacional. “Madrid no se apaga” destacaba la popular.

METRO DE MADRID “SÍ SE APAGA” DESDE HACE MESES

Malestar de la Comunidad de Madrid ante este decreto ley impulsado desde el Gobierno nacional que, sin embargo, tiene sus “orígenes” dentro del propio transporte público de la región madrileña. Y es que, hace apenas unos meses, era el transporte público, y en especial, el Metro de Madrid, el que reducía el número de sus trenes debido al elevado coste de la electricidad, pasando de 324 a 311 trenes.

Así pues, el pasado mes de mayo, el Metro de Madrid decidía reducir en un 10% el número de sus trenes. Decisión que se justificaba asegurando que en ningún momento supondría una rebaja en la calidad del servicio, pero que provocaba la movilización de los trabajadores de Metro de Madrid y diversos sindicatos, que salían en defensa del transporte público madrileño. Algo que también se producía de cara al servicio de la EMT, reducido también ante sus costes.

“La reducción de la demanda, unida a la subida del precio de la luz, nos ha llevado a reducir en un 10% la tabla de trenes” destacaba Silvia Roldán, consejera delegada de Metro de Madrid, ante los medios de comunicación. Un “ahorro energético” del suburbano que supone el mismo ejercicio ahora exigido desde el Gobierno de España.

LA COMUNIDAD DE MADRID CARGA CONTRA EL “AHORRO ENERGÉTICO” DE SÁNCHEZ

Un “ahorro energético” del Metro de Madrid que también ha tenido su especial relevancia en la estrategia medioambiental del Ayuntamiento de Madrid. Y es que también desde el Consistorio de José Luis Martínez-Almeida se ha apostado por utilizar energías renovables, gratuitas, y evitar al máximo el consumo. Algo que acababa afectando incluso a los trabajadores de la EMT, tal y como criticaban éstos, junto a sus compañeros de Metro de Madrid, el pasado mes de mayo.

Sin embargo, desde el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso se sigue criticando duramente el decreto ley aprobado por el Ejecutivo nacional. También desde el departamento de Transportes de David Pérez, del que depende el Metro de Madrid. Así pues, el consejero no ha dudado también en utilizar sus redes sociales para cargar contra el ahorro energético exigido por Pedro Sánchez y su equipo.

“Para que el Gobierno siga derrochando nuestro dinero […] los españoles vamos a tener que vivir a oscuras, sin aire acondicionado, casi sin poder abrir la nevera, con los precios disparados…” critica David Pérez. Críticas en las que, sin embargo, no se incluye el “recorte energético” vivido en el Metro de Madrid, bajo su mando, hace apenas tres meses, que “trastocaba” el transporte público en la Comunidad de Madrid, y que supuso el movimiento “pionero” del actual y polémico decreto ley.