Quantcast
lunes, 28 noviembre 2022 2:00

El Museo más experimental de Madrid cumple 250 años sorprendiendo

El Museo Nacional de Ciencias Naturales es uno de los museos más antiguos de la capital española y este año celebra 250 años compartiendo conocimientos. Este grandioso museo, además de compartir información sobre la biodiversidad de nuestro planeta, hace hincapié en concienciar a los visitantes de las terribles consecuencias del cambio climático.

Realmente, este lugar abarca muchas más funciones que la de investigar y divulgar como la provocar un acercamiento entre los ciudadanos y la ciencia de una manera divertida y entretenida. Por eso, sigue siendo el lugar soñado por los menores, por el realismo y la gran magnitud de las piezas que lo componen y una gran alternativa para disfrutar de un día diferente en familia.

En él, podremos disfrutar de multitud de exposiciones con un amplio abanico de temáticas. Entre las interesantes exposiciones permanentes se encuentran: minerales, fósiles y evolución humana, el Real Gabinete de Historia Natural, biodiversidad, Darwin, fauna del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, mediterráneo, naturaleza y civilización…

También cuentan con exposiciones temporales y como no podía faltar, actualmente tienen una presentación muy especial llamada “Un viaje fascinante de 250 años”. Esta exposición estará disponible hasta el 30 de octubre de 2022, para celebrar el aniversario del museo y hacerle un homenaje sobre su evolución e historia. De hecho, también han querido celebrar esta fecha a lo grande y como resultado, han realizado un documental llamado “Evolución”, que se estrenó el día del medioambiente y que rinde homenaje a la larga historia del museo.

El museo cuenta con más de 80 personas trabajando en continuas investigaciones dedicadas al análisis de la biodiversidad y al estudio del cambio climático. Además, también hacen investigaciones sobre ecología, paleobiología, geología y biología microbiana, según explica la página web del propio museo.

Gracias a estas investigaciones, se están descubriendo cuestiones muy importantes para el medioambiente. Por ejemplo, uno de los últimos estudios realizados por el Museo Nacional de Ciencias Naturales, asegura que el canto de las aves puede revelar algunos de los efectos del cambio climático. De este modo, se ha conseguido una herramienta útil y novedosa de gran valor para el estudio del enorme problema del cambio climático.

UN LUGAR “HISTÓRICO”… QUE NOS EXPLICA EL FUTURO DEL PLANETA

A pesar de sus 250 años, en este fascinante lugar siempre hay algo que descubrir. Entre otras cuestiones, podremos conocer detalladamente algunos problemas que están produciendo alteraciones de la biodiversidad como: el cambio climático, las especies invasoras, la sobreexplotación, los malos hábitos del uso del suelo y la contaminación.

Además, este museo hace un recordatorio del papel tan importante que desempeña la biodiversidad para el planeta y del que a veces parece que no somos conscientes. Como ya sabemos, la biodiversidad se encuentra tanto en la tierra como en el agua. No se conoce una cifra exacta de las especies que existen en la Tierra, pero se contabilizan 1,5 millones de especies referidas formalmente donde se incluyen cualquier tipo de planta o bacteria microscópica.

Gracias a la biodiversidad, obtenemos recursos para nuestra propia supervivencia. A través de los distintos seres vivos, podemos obtener una gran variedad de alimentos, contamos con agua limpia, conseguimos energía y materias primas… Por lo tanto, aprovechar estos recursos de un modo sostenible es esencial para proteger de los ecosistemas que son irremplazables e indispensables para adquirir los servicios necesarios para el desarrollo humano.

Estos son algunos de los aspectos que el Museo Nacional de Ciencias Naturales, explican de manera sencilla y entretenida. A través de sus distintas salas, tanto adultos como niños pueden conocer o ampliar los conocimientos que tengan sobre la diversidad biológica y muchas cosas más que descubren los 300.000 visitantes que reciben cada año. Se encuentra en Calle José Gutiérrez Abascal, número 2 y abre de martes a domingo, con un horario reducido en el mes de agosto.