Quantcast
lunes, 28 noviembre 2022 8:15

“Mentiras”: el sistema educativo Enrique Ossorio siembra la polémica

Comisiones Obreras de Madrid ha criticado esta misma semana el recorte llevado a cabo por la Comunidad de Madrid de más de 1.000 profesores de educación secundaria. Un hecho que dará lugar a que los institutos madrileños vivan en primera persona una gran masificación en las aulas, ya que el número de alumnos aumentará un 1,6%.

“El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha asestado un nuevo golpe a la educación pública madrileña”, afirman desde CCOO Madrid. Una declaración que refleja la opinión de muchos estudiantes de la región madrileña, quienes temen vivir un curso escolar peor que los anteriores. Y es que, la educación pública de los institutos de secundaria no destaca por la atención personalizada ni las buenas instalaciones.

Con institutos que se “caen a cachos”, la Comunidad de Madrid apuesta por reducir el número de profesores en aulas que ya de por si contaban con una media de 30 alumnos en aulas de apenas una treintena de metros cuadrados, aproximadamente. “Los datos que hemos extraído centro a centro y de las asignaciones de cupos de profesorado publicadas el jueves 21 de julio nos hacen concluir que el curso 2022/2023 sufriremos nuevos recortes de profesorado, como ya anticipamos y avisamos desde CCOO en nuestro estudio de escolarización”, ha explicado la secretaria general de la Federación de Enseñanza, Isabel Galvín

Este recorte en la educación obligatoria de los adolescentes se hará sentir sobre todo en las medidas de apoyo y refuerzo, desdobles, y atención a la diversidad en centros educativos. Además, destaca el hecho de que la zona sur de la Comunidad de Madrid será la que más sufra las consecuencias de dicha medida, sobre todo en las asignaturas de Matemáticas, Lengua, Física y Química y Filosofía.

Según ha detallado Comisiones Obreras de Madrid, el nuevo curso escolar contará con unos 1.200 profesores menos. De este modo, los antiguos alumnos de educación secundaria junto a los 4.715 jóvenes que se incorporarán a la plantilla estudiantil, tendrán que enfrentarse a una situación en la que “todos salimos perdiendo”.

Y es que, son muchos los madrileños los que critican la actuación de la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en cuanto a sus decisiones sobre la educación en la provincia. Esto se debe a la actuación polémica del Gobierno autonómico, el cual, ha aprobado unas “becas para ricos“.

Así mismo lo denuncia la responsable sindical de Comisiones Obreras de Madrid, quien considera que “es evidente que los 40 millones que ya no invierten en sueldos para el profesorado han ido a parar a los 150 millones que están regalando a la privada en forma de cheques”. 

UNA SITUACIÓN QUE PARECE REPETIRSE EN LOS INSTITUTOS MADRILEÑOS

Pero esta situación no es nada nueva en la comunidad madrileña, puesto que el anterior curso escolar 2021-2022 comenzó con 5.000 profesores menos que el curso anterior. Recortes que perjudican principalmente a los estudiantes según CCOO pero que el propio consejero de Educación, Enrique Ossorio ha negado rotundamente.

“Estas mentiras se producen siempre antes del inicio curso. Luego se ve que hay más alumnos y más docentes”, afirma el consejero madrileño. Por su parte, la Consejería de la Educación contradice los datos ofrecidos por Comisiones Obreras de Madrid tachándolos de “falsos”. Además, añaden que “va a haber más docentes en Primaria, Secundaria y Formación Profesional. Solo en la FP este año va a haber 10.000 plazas más de alumnos y 600 más de profesores”.

Sin embargo, la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO, Isabel Galvín, duda de las palabras del Consejero de Educación y sostiene que “ojalá haya más contrataciones”, pero que “la Dirección General de Secundaria ha dicho a los centros que este es el cupo, que el recorte es el que es, y que tienen que hacer el horario con ese número de profesores”.

Por ello, habrá que esperar al comienzo del nuevo curso escolar para comprobar si la situación de los estudiantes mejorará o por el contrario se producirá la temible masificación en las aulas de la Comunidad de Madrid.