Quantcast
lunes, 8 agosto 2022 12:59

La Montaña de los Gatos volverá a abrirse en el Retiro tras veinte años cerrada

El popular parque madrileño El Retiro recuperará uno de los miradores más destacados de la capital. Situado en el punto donde se cruzan O’Donnell y Menéndez Pelayo, este montículo artificial, llamado la Montaña de los Gatos, ha permanecido cerrado durante dos décadas, cuando tuvo lugar una última exposición en el interior de la montaña.

No obstante, el Ayuntamiento de Madrid ha dado luz verde a la recuperación de este simbólico lugar, la Montaña de los Gatos. Un espacio donde la presencia de los gatos silvestres era muy abundante y de ahí su actual nombre. Durante todos estos años que ha permanecido cerrado, el montículo del Retiro ha pasado desapercibido por los madrileños que paseaban por el parque debido a que se encontraba completamente vallado.

Esta pequeña colina fue construida en 1817 por orden de Fernando VII con el objetivo de tener uno de los lugares más privilegiados para admirar las vistas de la ciudad. Tras su último uso en el siglo XX como sala de exposiciones, el espacio se ha ido deteriorando con el paso de los años, por lo que su rehabilitación no será tarea fácil.

PROBLEMAS DE FILTRACIONES DE AGUA

Y es que el agua que se filtra en su interior es uno de los principales motivos que ha impedido que el público pudiese acceder dentro y disfrutar de las vistas de Madrid. Por ello, es necesario reformar el montículo y dar mayor luz al espacio, lo que supondrá obras que durarán siete meses.

El hecho de que se haya decidido rehabilitar la Montaña de los Gatos no es una iniciativa nueva, ya que hace cuatro años se convocó un concurso público para arreglarlo, aunque finalmente no se llevó a cabo. Como consecuencia de ello, el mirador madrileño siguió sufriendo humedades y falta de mantenimiento.

Por todo ello, según afirma La Razón, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid autorizó un contrato y un gasto plurianual de 2.638.090 euros para llevar a cabo una remodelación integral de la montaña. Con dicho presupuesto se pretende sustituir la deteriorada estructura actual y hacer de este mirador un lugar seguro al que puedan acceder los madrileños y turistas.

LA MONTAÑA DE LOS GATOS, EL CAPRICHO DEL MONARCA

El mirador construido a comienzos del siglo XIX cuenta con una cascada, un estanque y elementos escultóricos que adornan la Montaña Artificial. Todos estos elementos que acompañan a dicha edificación singular forma un “caprichoso” jardín de carácter arquitectónico, que incluso funciona interiormente como sala de exposiciones.

Junto a este mirador, que estará finalizado la primavera del año que viene, Madrid puede presumir de tener otros miradores que deleitan con las mejores vistas. Un ejemplo de ello es el Faro de Moncloa. Una experiencia que permite desde sus enormes cristaleras apreciar puntos de gran interés como el Palacio Rea o la Catedral de la Almudena.

El gran mirador del Palacio de Cibeles es otro de los miradores más importantes de la capital. Situado en la torre más alta del Palacio de Cibeles ofrece una panorámica de 360 grados de la ciudad de Madrid. Desde arriba se puede apreciar la Gran Vía, el Paseo de la Castellana o el Parque de El Retiro, principales atractivos turísticos de la capital.