Quantcast
domingo, 14 agosto 2022 6:13

Los organizadores del Orgullo se visten de Jill Biden y cortan las calles a su “antojo”

Después de dos años de pandemia, el Orgullo vuelve a las calles de Madrid. Y lo hará con más de una semana de festejos, que tendrán su fin el próximo 10 de julio. Unos festejos que ya se contempla que “corten” Madrid al antojo de sus organizadores, siendo muchas las calles del centro de Madrid que no estarán disponibles para los madrileños debido a la fiesta del Orgullo 2022.

La pandemia del coronavirus provocaba, hace más de dos años, la paralización al completo de todas las actividades sociales y culturales que tenían lugar, de forma acostumbrada, en España. Algo que se notaba especialmente en Madrid, con festividades como las fiestas de San Juan, o la celebración del Orgullo, canceladas debido a la pandemia del Covid-19.

Unas festividades que, en este 2022, han regresado ya sin restricciones. Algo que está siendo ya celebrado por muchos, que están deseosos de volver a las calles con la bandera multicolor, tras dos años de restricciones por el virus de Wuhan. Y sí, volverán a las calles de Madrid. Y lo harán por todo lo alto, gozando de una libertad casi sin límites ofrecida por el Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid. Una libertad de movimientos que ya disfrutó, hace apenas unos días, Jill Biden, la primera dama de Estados Unidos, quien no dudó en “cortar” las calles de Madrid para moverse a su gusto por la capital.

EL AYUNTAMIENTO PLANEA YA EL “COLAPSO” DEL CENTRO DE MADRID ANTE EL ORGULLO

Así pues, tal y como ha destacado oficialmente el Ayuntamiento de Madrid, la celebración del Orgullo 2022 tendrá fuertes restricciones de movimiento de vehículos. Y en concreto, en los días grandes del próximo fin de semana, que contarán con el “beneplácito” de la administración de la capital.

En concreto, desde el Consistorio se han aprobado “medidas temporales de suspensión del régimen general de funcionamiento del estacionamiento regulado, como consecuencia de las restricciones de estacionamiento acordadas con motivo de la celebración del Madrid Orgullo”. Una celebración que, tal y como destacan los documentos oficiales, tiene “especial significación ciudadana e interés general para la ciudad de Madrid”.

“Las actividades […] se producirán mayoritariamente en la vía pública, en plazas, calles y espacios abiertos” han destacado desde el Consistorio. Algo que hace muy difícil el “establecimiento de medidas”, o de “barreras físicas o protecciones de cualquier tipo”.

Dificultades ante las que el Ayuntamiento de Madrid parece haberse resignado. Así pues, ha explicado que, a partir del 6 de julio, “los actos se concentrarán principalmente en el barrio de Justicia del Distrito Centro. También congregarán a un elevado número de personas en el barrio de Sol y el barrio de Argüelles”.

LAS CALLES QUE SE VERÁN AFECTADAS DURANTE LOS DÍAS “GRANDES” DE LA FESTIVIDAD

Previsiones de miles de personas en el Orgullo 2022 que han provocado la decisión del Ayuntamiento de tomar medidas extraordinarias. Medidas entre las que se encuentra la prohibición de estacionamiento en muchas de las calles más transitadas de la capital durante las celebraciones del Orgullo.

Así pues, dentro del perímetro del Distrito Centro, desde las 17 horas del 8 de julio, y hasta la medianoche del 10 de julio, serán muchas las calles que se cortarán debido al Orgullo. En concreto, el Consistorio plantea el cierre al estacionamiento de la calle Silva, calle Abada, Calle Mesoneros Romanos, Tudescos, Chinchilla, Salud, Tres Cruces o González Jiménez de Quesada. Del mismo modo, también contará con restricciones la calle Concepción Arenal, y la calle Leganitos. También la plaza Pedro Zerolo y vías adyacentes tendrán prohibiciones, aunque destacarán las del día 6 de julio.

En el caso del barrio de Arguëlles, las restricciones más marcadas de estacionamiento rodearán la calle Princesa. Eso sí, hasta el cruce con calle Ventura Rodríguez, esta con la calle Ferraz, hasta su encuentro con la calle Princesa.

Calles que se verán afectadas, sobre todo en el caso del estacionamiento, por el Orgullo 2022. Y es que los organizadores del evento podrán sentirse como Jill Biden durante la Cumbre de la OTAN, y cerrar las calles de Madrid a su paso. Con total libertad.