Quantcast
miércoles, 30 noviembre 2022 6:02

El Gobierno da carta blanca a los jefes de Estado para cortar las calles de Madrid a su antojo

Madrid se ha convertido en el epicentro de la actividad política internacional esta semana. Y es que la Cumbre de la OTAN se celebra estos días en la capital española. Una cumbre que ha provocado el “colapso” de algunas zonas de Madrid. Y en especial, de algunas calles, cortadas de forma inesperada según los “antojos” de movimiento de los jefes de Estado presentes en la capital estos días.

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, ya advertía hace unos días lo que los madrileños podrían encontrarse esta semana en la capital española. “Colapso” señalaba el edil. Unas palabras que provenían de la planificación del Ayuntamiento de Madrid ante la llegada de la Cumbre de la OTAN al IFEMA.

Situación ante la que el alcalde popular advertía a los madrileños de que era necesario armarse de “paciencia” estos días en la circulación por la capital, gravemente afectada por las medidas de seguridad de los líderes internacionales que visitan Madrid. Cortes de carreteras y de paso al público ante los que Almeida recomendaba evitar las zonas más concurridas de la ciudad y, en la medida de lo posible, el teletrabajo.

NORMALIDAD DURANTE LA CUMBRE DE LA OTAN

Palabras del alcalde de Madrid que parecen haber sido muy bien acogidas por la población madrileña que, una vez más, hace gala de responsabilidad civil. Así pues, tras las primeras horas de la Cumbre de la OTAN en Ifema, apenas ha habido incidentes en Madrid debido a las medidas de seguridad que rodean a los mandatarios internacionales.

Y es que los madrileños han apostado por apoyar los consejos del alcalde. Algo que se ha podido comprobar en las calles y las oficinas vacías este miércoles. Muy poco tráfico en las calles de Madrid, y ascenso del uso del transporte público entre aquellos que no han podido teletrabajar estos días, pero que sí han evitado coger el coche.

Un éxito absoluto de responsabilidad ciudadana y de respeto hacia las medidas de seguridad ante la Cumbre de la OTAN en Madrid. Algo que contrasta con la “libertad” con la que los jefes de Estado internacionales están teniendo en la capital madrileña. Un amplio espacio de movimiento que, sin embargo, está provocando inesperados cortes en la ciudad.

MADRID, “AL SERVICIO” DE LOS LÍDERES INTERNACIONALES

Tal y como han informado fuentes a este diario, los mandatarios internacionales parecen estar disfrutando enormemente de su visita a Madrid. Algo que ya demostraba públicamente Joe Biden, quien aseguraba que no le importaría quedarse un poco más de tiempo en la capital española tras la celebración de la Cumbre de la OTAN.

Disfrute de los Jefes de Estado que ha sido celebrado por el alcalde de Madrid, quien ha restado importancia a las repentinas apariciones de los líderes de la OTAN en las calles y restaurantes de Madrid. “Creo que están disfrutando como cualquier persona que visite la ciudad de Madrid, una ciudad maravillosa” ha destacado el edil.

Sin embargo, esta diversión de los líderes internacionales contrasta, y mucho, con los molestos e inesperados cortes de tráfico y de movimiento que se producen en la capital cada vez que un jefe de Estado decide movilizarse por su cuenta. Algo que se ha podido comprobar en la ciudad con el paso del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, por Madrid. Y es que, cada vez que Erdogan se desplaza, las carreteras madrileñas son cortadas de forma inesperada e inmediata para garantizar la seguridad del presidente turco.

Cortes de carretera “a voluntad” de los jefes de Estado que también se ha podido comprobar en el caso de las primeras damas. En concreto, de la primera dama de Estados Unidos, Jill Biden. Y es que la mujer del presidente se “descolgaba” de la visita oficial a Segovia, regresando a Madrid a su aire con sus nietas. Algo que, nuevamente, provocaba cortes en las carreteras para garantizar la seguridad de la primera dama.

Permisividad del Gobierno ante los líderes internacionales que, sin duda, responde al “cariño” de los países aliados a Madrid. Pero que, sin embargo, provoca dificultades de movilidad en una ciudad que, aún así, sigue volcada en el éxito de la Cumbre de la OTAN.