Quantcast
martes, 27 septiembre 2022 15:12

Ana Millán tapa su imputación gastando dinero público en vestir a un trabajador de “caca de perro”

“Caca de perro”. Éste ha sido el concepto que la alcaldesa de Arroyomolinos, Ana Millán, ha escogido para su nueva campaña de concienciación en el municipio. Una campaña con la que podría estar intentando desviar la atención de su persona. Y sobre todo, de la actual imputación que existe sobre ella.

Pocos en el municipio madrileño de Arroyomolinos podían esperar la nueva campaña de concienciación que estaba a punto de salir a la luz desde el Ayuntamiento. Y lo cierto es que muchos no daban crédito.

Y es que el Ayuntamiento del conocido municipio madrileño ha decidido actuar de forma contundente contra la “caca de perro” presente en las calles de Arroyomolinos. Algo que ha hecho sacándose “de la manga” ni más ni menos que a un personaje de lo más pintoresco. “Míster Truño”.

“MR. TRUÑO”, LA CAMPAÑA CONTRA LA “CACA DE PERRO” DE ANA MILLÁN

“Si no recoges su caca, Mr. Truño te ataca”. Así reza el lema promocional de la nueva campaña del Ayuntamiento de Ana Millán para concienciar a los vecinos de la localidad de recoger los excrementos de sus mascotas.

Una campaña que ya se ha puesto en marcha, y que contará con 8 informadores distribuidos por el municipio. Personas de información que explicarán el “proyecto de caca de perro” a los vecinos, y que repartirán, hasta el próximo 3 de julio, hasta 3.000 dispensadores con bolsas para recoger excrementos.

3.000 euros por la caca de perro sin recoger en arroyomolinos

Plan de Arroyomolinos contra las “cacas de perro” que no sólo consiste en una extravagante campaña, sino también en una advertencia económica de lo más seria a los propietarios de los más de 2.000 perros del municipio. Y es que, tal y como aseguran desde el Ayuntamiento, las multas y sanciones administrativas que impondrá Arroyomolinos a aquellos que no recojan los excrementos ascenderán hasta los 3.000 euros.

LA IMPUTACIÓN QUE PESA SOBRE LA ALCALDESA DE ARROYOMOLINOS

“No se debe tomar a la ligera un tema que genera malestar, quejas, falta de higiene e importantes gastos para todos” ha señalado la alcaldesa. Palabras con las que Ana Millán, sin embargo, parece estar intentando ocultar los “trapos sucios” de su gestión, con algo aún más sucio. La caca de perro de los habitantes de cuatro patas del municipio.

Y es que Ana Millán no está pasando por su mejor momento en el municipio. Y no sólo por la suciedad de las calles de Arroyomolinos debido a las mascotas. Así pues, la imputación que pesa sobre la alcaldesa podría no ser tan fácil de “limpiar” como los excrementos de los perros arroyomolinenses.

Así pues, la alcaldesa está siendo investigada por presuntos contratos ilegales de anteriores legislaturas, cuando Ana Millán era concejala del PP. Una investigación en la que aparecen unos supuestos contratos del Ayuntamiento con Waiter Music, empresa vinculada con la operación Púnica.

Ana Millán

En concreto, el Ayuntamiento habría tenido contratos con la empresa desde el año 2004, con la excepción del periodo 2009 a 2013. Relación contractual en la que el municipio habría pagado cerca de medio millón de euros, y en los que aparece el nombre de Ana Millán, en su etapa de concejal. Así pues, se investiga el posible cobro de Millán de un alquiler mensual a una empresa que facturó a las arcas municipales 700.000 euros en contratos de eventos.

Imputación judicial ante la que el Ayuntamiento, según fuentes, está colaborando en todo momento, siendo la alcaldesa la primera que, según estas fuentes, desea que se solucione este “embrollo judicial”. Un embrollo del que, mientras tanto, intenta desligarse ante sus votantes con “caca de perro”.