Quantcast
jueves, 6 octubre 2022 16:12

Almeida lamenta la suciedad tras el botellón universitaria mientras deja que sus vecinos convivan entre basuras

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha lamentado este viernes el estado de suciedad en el que ha amanecido Ciudad Universitaria tras la celebración del botellón que pone fin al periodo de pruebas de Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU). Una fiesta que lleva años celebrándose en los campus de la universidad y que se ha convertido en una tradición entre los estudiantes. Unas palabras de condena del alcalde hacia la suciedad provocada por los jóvenes que choca frontalmente con la suciedad que el edil permite en las calles de la ciudad de Madrid.

Coches destrozados y basura esparcida por el suelo de las diferentes facultades han sido la estampa con la que amanecieron las universidades de Madrid. Y es que el fin de exámenes de los estudiantes de segundo de Bachillerato parece haberse “ido de madre” este año, llegando incluso a haber agentes de policía heridos y jóvenes ingresados por intoxicación alcohólica.

Una escena que no ha gustado en absoluto al alcalde de la región madrileña, quien ha lamentado la gran cantidad de suciedad en los suelos universitarios.

“ES UNA CONDUCTA QUE MOLESTA A VECINOS Y DEJA TODO EN UN ESTADO LAMENTABLE”

El alcohol no afecta por igual a todos a la hora de consumo, por lo que algunos estudiantes aprovecharon el “caos” de la fiesta para provocar numerosos desperfectos en cristales y señales de tráficos. Actitudes que las autoridades competentes pretenden combatir en un futuro. “Es una conducta que molesta a vecinos y deja todo en un estado lamentable“, ha explicado el alcalde de Madrid. Así pues, parece que las excusas de necesidad de “divertirse” de los estudiantes no son suficientes para el edil popular.

UN CONTROL POLICIAL SIN RESULTADOS

“Podemos poner mañana más gente en la calle si el Gobierno lo autoriza, pero no podemos cubrir las más de 3.000 zonas verdes de Madrid. La Policía Municipal hace un esfuerzo ingente para perseguir botellones”, ha indicado José Luis Martínez-Almeida. Por ello, a pesar de contar con un control policial de cientos de agentes, drones y una unidad canina, el descontrol y la suciedad han vuelto a los césped de Ciudad Universitaria, así como a muchos entornos de las universidades públicas madrileñas donde se celebran los exámenes EvAU… y su final.

No obstante, el propio alcalde de Madrid ha asegurado que los botellones tan multitudinarios no son tan frecuentes en la capital. Al menos, no en la medida de descontrol y suciedad de los que han sucedido esta semana con el fin de exámenes.

Sin embargo, la basura sí es un asunto frecuente en Madrid para el cual no parece haberse tomado medidas desde el Ayuntamiento de Madrid. Así ocurre por ejemplo en el distrito de Chamberí donde “reina” la basura en sus calles. Una realidad que parece indicar que al alcalde madrileño le molesta la suciedad… siempre y cuándo él no sea el responsable.

CHAMBERÍ, UN DISTRITO QUE SIGUE ACUMULANDO BASURA

Algo sobre lo que vecinos y asociaciones vecinales se quejan día tras día en diferentes puntos de Madrid. Y es que la basura acumulada se amontona en algunas calles madrileñas, mientras que la respuesta de las instituciones es siempre la misma: silencio absoluto.

Una situación que se repite en distintas calles del distrito: desde Ponzano, Escosura, o la calle Galileo. Algo que preocupa y molesta cada vez más a los vecinos, que se temen la invasión de insectos o ratas de cara al verano, con la llegada del calor, si no cambia la situación. Una situación que también se repite en otros puntos de la Comunidad de Madrid, donde los municipios se ven invadidos por la basura, y por la falta de contenedores de reciclaje.

Realidad que hace resaltar aún más las palabras de Almeida ante el botellón de Ciudad Universitaria. Y es que, a pesar de que el alcalde de Madrid lamenta que los más jóvenes dejen las calles en un estado de completa suciedad y “lamentable”, el mismo problema de basura que ocurre constantemente en zonas de la capital sigue sucediendo sin que nadie tome medidas al respecto.