Quantcast
lunes, 28 noviembre 2022 13:48

El Metro de Madrid, la “pesadilla” de los usuarios en silla de ruedas

Metro de Madrid se ha olvidado por completo de sus usuarios con mayores necesidades. Cada día, cientos de madrileños y turistas utilizan el suburbano madrileño para desplazarse de un punto a otro de la ciudad. Con ello, filas y aglomeraciones de personas se convierten a diario en la estampa que caracteriza al metro de la capital en las estaciones más céntricas.

Sin embargo, el metropolitano de la capital no ha tenido en cuenta a las personas que, por desgracia, no pueden seguir el ajetreado ritmo que requiere viajar en el subterráneo. Escaleras mecánicas infinitas y recovecos que ni un laberinto tendría son la pesadilla de muchos viajeros, en especial de las personas en silla de ruedas y con alguna minusvalía.

“TAN SOLO UN 67% DE LAS ESTACIONES DE METRO DE LA COMUNIDAD DE MADRID CUENTAN CON ASCENSORES QUE PERMITAN LA ENTRADA A PERSONAS CON SILLA DE RUEDAS”

Muchas personas con discapacidad se sientan desplazadas por parte de Metro de Madrid. Este hiriente olvido lleva reivindicándose mucho tiempo, aunque el suburbano madrileño no ha solucionado hasta el momento el importante problema. La accesibilidad en el transporte público parece haberse convertido en un lujo que no está al alcance de todas las personas.

Tan solo un 67% de las estaciones de metro de la Comunidad de Madrid cuentan con ascensores que permitan la entrada a personas con silla de ruedas. Para ellos, el resto de las estaciones deben de ‘no existir’, ya que no tienen posibilidad de acceder a las mismas.

ESTACIONES SIN ACCESIBILIDAD EN EL METRO DE MADRID

Así ocurre en el popular intercambiador de Avenida de América, el cual no cuenta con ascensores ni ningún medio que permita a las personas con silla de ruedas usar la estación. Lo mismo sucede con las estaciones de Méndez Álvaro y Plaza Elíptica. La parada más cercana a los museos del centro de la ciudad, la Estación del Arte, tampoco cuenta con ascensor para las personas con una minusvalía.

Por su parte, la parada de Vicente Aleixandre carece de una accesibilidad adecuada, mientras que la estación siguiente, Ciudad Universitaria, sí que cuenta con ascensor. Este hecho dificulta a muchos estudiantes en silla de ruedas que les viene mejor la estación anterior a ‘CIU’, los cuales, se ven obligados a tener que bajarse en Ciudad Universitaria debido a las dificultades que supondría salir por la estación anterior.

Las paradas de la zona empresarial de Cuzco y Bernabéu tampoco disponen de accesibilidad para las personas en silla de ruedas, junto a Núñez de Balboa y Tirso de Molina. Sumado a esta falta de interés por parte de Metro de Madrid hacia sus usuarios con más dificultades se suma el problema con el mapa de la web del metro de la capital. En muchas ocasiones, los ascensores se averían y la empresa pública no actualiza su información en la página, práctica la cual perjudica nuevamente a las mismas personas.

Metro de Madrid cuenta con 302 paradas y sus actuaciones de accesibilidad llevan siendo un debate frecuente en el tiempo. En el año 1994 se implantó el primer ascensor en el transporte suburbano público como Plaza de Castilla. Además, las paradas cercanas a los principales hospitales públicos madrileños cuentan, en su mayoría, con algún tipo de mecanismo para mejorar la accesibilidad. No obstante, el Gregorio Marañón solo tiene las estaciones de Goya, Príncipe de Vergara y Sainz de Baranda con ascensores, mientras que las más cercanas como O’Donnell e Ibiza cuentan únicamente con escaleras mecánicas.