Quantcast
miércoles, 7 diciembre 2022 4:51

El equipo de Mar Espinar hunde sus pocas opciones de ser candidata

Mar Espinar es, sin duda, uno de los grandes “diamantes en bruto” que actualmente posee el PSOE dentro de la ciudad de Madrid. Una gran promesa del socialismo madrileño que, sin embargo, se está quedando atrás dentro de la formación. Una “falta de confianza” de Ferraz hacia Mar Espinar provocada, en gran medida, por las malas decisiones estratégicas tomadas por su equipo.

“Militante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) desde el año 1999. Titulada en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad Complutense de Madrid. Y ha realizado diversos cursos de formación complementaria”. Así presenta el partido socialista de Madrid a Mar Espinar, actual portavoz del grupo municipal socialista.

Una portavoz cuyas aspiraciones no se centran únicamente en su actual papel dentro del Ayuntamiento de Madrid, sino que buscan convertir a Espinar en la apuesta de Ferraz en las próximas elecciones. Un ambicioso plan en el que la portavoz rivaliza, de forma directa, con Mercedes González, la actual Delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid.

Proyección profesional para el que Mar Espinar parece preparada. Así pues, su buena planta y su gran predisposición a trabajar duramente, parecían ser suficientes para, al menos, pelear el puesto de candidata a Mercedes González.

UNA ESTRATEGIA “GADGET” QUE NO CONVENCE EN FERRAZ

Sin embargo, parece que las acciones de Mar Espinar como representante del socialismo en el Ayuntamiento de Madrid siguen sin convencer a Ferraz. Más bien, todo lo contrario. Así pues, tal y como deslizan fuentes cercanas a la socialista a este diario, desde la sede socialista cada vez están más lejos de apoyar una posible candidatura de Mar Espinar en Madrid, optando por Mercedes González como la “apuesta segura” del socialismo en la carrera por las municipales.

Dudas de Ferraz que podrían estar provocadas, en primer lugar, por la aparente “obsesión” del equipo de Mar Espinar por la televisión. Constantes apariciones de la socialista en televisión que suponen una gran exposición de la candidata a las críticas. Una exposición que no gusta en la sede de los socialistas, que no ven con buenos ojos la forma de aparecer ante las cámaras de su portavoz.

Exposición que parece centrarse en los “gadgets”; elementos que, lejos de dar protagonismo a Mar Espinar en los medios de comunicación, hacen que su imagen cada vez esté más rodeada de la polémica y de las críticas. Difícil olvidar para muchos, en este contexto, la aparición de la socialista en el Pleno municipal con la ya famosa “bolsa de basura” en mano. Elementos que, sin embargo, no están presentes en la línea pública de Mercedes González, mucho más discreta, y del gusto de Ferraz.

EL EQUIPO DE MAR ESPINAR, “RESPONSABLE” DEL HUNDIMIENTO

Obsesión con las apariciones en televisión, especialmente en La Sexta, que no han pasado desapercibidas dentro de la sede del PSOE. Eso sí, para mal; así pues, según deslizan fuentes cercanas al partido, el perfil televisivo de Espinar no convence a los socialistas, a pesar de su buena planta delante y detrás de las cámaras.

Algo que parece no ser escuchado desde el equipo personal de la portavoz socialista, que sigue insistiendo en una estrategia que no parece llegar a adaptarse a Mar Espinar ni a sus ambiciones. Y es que parece que el equipo de Espinar no es capaz de “explotar” al máximo las capacidades de la socialista. Tampoco explorar los requerimientos de Ferraz; y es que estas actuaciones de la socialista madrileña casi llaman más la atención por la “desesperación” que transmiten por conseguir ser la candidata en Madrid, que realmente, por el mensaje que se quiere trasmitir.

Situación que debilita cada vez más a Mar Espinar, que cada vez parece estar más lejos de ser candidata del PSOE en las próximas municipales. Casi tan lejos como su equipo de conseguir el perfil verificado en Twitter de la candidata, siendo ésta una anécdota más que demuestra las malas decisiones estratégicas de su equipo más cercano que, lejos de llevarla a la cima socialista, parecen ser un lastre en su camino, tanto en Ferraz, como en el Ayuntamiento de Madrid.