Quantcast
jueves, 29 septiembre 2022 4:33

Los ‘zulos’ ilegales de 900 euros que ‘permite’ el Ayuntamiento y que puedes denunciar

Alquilar o comprar un piso en Madrid se ha vuelto, cada vez más, en una misión casi imposible. El encarecimiento del precio de los alquileres en la región ha llegado a niveles que hace unos años eran complemente impensables. Si a este hecho, le sumamos que muchas de estas viviendas no cumplen con los requisitos mínimos establecidos por la Comunidad de Madrid para ser consideradas viviendas dignas, tenemos como resultado unos alquileres de escándalo ilegales.

“Apartamento pequeño pero acogedor” Con estas palabras comienza uno de los anunciantes a publicitar su pequeño estudio en Madrid. Al analizar la oferta detenidamente, podemos observar que los metros cuadrados que se indican del estudio no se rigen con los 25 metros cuadrados necesarios que debería de tener compuesto por estancia-comedor-cocina/ dormitorio y aseo.

En cuanto a su precio, esta “acogedora” pequeña vivienda situada en la zona de Embajadores se renta por 550€ al mes. Se trata de un estudio interior sin ascensor en el que apenas hay ventanas y espacio para vivir dignamente. Algo que, según la Carta Magna española, es completamente inconstitucional. Y es que, según el artículo 47 de la Constitución Española, todos los españoles tienen derecho a disfrutar de “una vivienda digna y adecuada”. Sin embargo, este tipo de viviendas no parecen cumplir con la ordenanza establecida.

“según el artículo 47 de la constitución española, todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada”

Lo mismo ocurre con un “jugoso” ático en pleno corazón de la ciudad, concretamente en Sol. Con tan solo una habitación, el piso promete ser de los mejores de la zona, aunque al igual que el anterior no cumple con las condiciones mínimas de vivienda en Madrid. Esto se debe a que su superficie asciende tan solo a 29 metros cuadrados, aunque su precio de 575€ se asemeja al que cualquier ciudadano pagaría por un piso decente en la capital madrileña.

Cualquier ciudadano puede acceder a la venta de estos anuncios y denunciarlos, puesto que no cumplen con la superficie mínima que deberían tener. Pero lo cierto es que son los ayuntamientos los que deben sancionar y hacer cumplir las correspondientes medidas de restablecimiento de legalidad urbanística. Sin embargo, esto a día de hoy no ocurre y son muchos los ciudadanos que acaban alquilando por necesidad esta clase de viviendas.

LAS VIVIENDAS ILEGALES EN EL MERCADO DE FUENCARRAL

Esta cuestión de la vivienda no solo implica los elevados precios a los que se alquilan pisos y estudios que ni si quiera llegan a los 38 y 25 metros cuadrados respectivamente, sino que el problema va más allá. La falta de seguridad de muchas de estas viviendas ha hecho que asociaciones como la de vecinos del barrio madrileño de Fuencarral denunciasen los apartamentos ilegales de la zona.

El antiguo mercado de Fuencarral fue convertido en viviendas ilegales que sustituían los antiguos locales comerciales. Una práctica que poco a poco se fue extendiendo hasta convertirse en un alquiler frecuente en el barrio. Si tenemos en cuenta que la mayor parte de estos apartamentos no cumplen con los 25 metros cuadrados de superficie y le sumamos las condiciones de iluminación y ventilación que no se adecúan a las establecidas por la Comunidad de Madrid, obtenemos como resultado un antiguo mercado donde reina la ilegalidad.

Hay quienes se lo toman con humor pero denunciando la situación. Y es que se trata de una práctica cada vez más extendida en la región madrileña y para la cual no parece que se vaya a poner una solución a corto plazo. Mientras tanto, serán cientos los arrendadores que se beneficiarán de unos altísimos precios de alquileres en viviendas que son completamente ilegales.