Quantcast
miércoles, 6 julio 2022 8:58

Sergio Parra se ‘obsesiona’ con montar un crematorio al lado de un centro infantil

Las obras del crematorio de Valdemoro ya han comenzado pese a la negativa de los vecinos. La creación de esta instalación tiene en jaque al municipio dado que están totalmente en contra de que se lleve a cabo. El ayuntamiento hace caso omiso a sus peticiones por ello se han propuesto ir más allá y llegar hasta el Parlamento Europeo para conseguir parar las obras.

En el día de ayer el presidente de la Asociación de Consumidores y Usuarios de
Valdemoro (ACUSVAL) mantuvo una reunión con europarlamentarios de izquierda unida con el fin de abordar la problemática. A raíz de la petición al Parlamento Europeo el grupo parlamentario se puso en contacto con ellos porque también querían formar parte de la movilización.

La Asociación de Consumidores de Valdemoro ha trasladado a la oficina europarlamentaria de Izquierda Unida un completo dossier sobre las presuntas irregularidades cometidas en el proceso del concurso y adjudicación que rodea al crematorio. Al termino de la reunión el representante de Izquierda Unida Miguel Rosa, ha recordado que “este contrato está firmado en la etapa de la Púnica, y es lamentable que después de tres Gobiernos en Valdemoro, todos hayan optado por no iniciar una revisión de este”.

Los vecinos se oponen a que las obras sigan adelante y la construcción se lleve a cabo dado que son son infinitos los motivos por los que están en contra. “No se trata solo del tema del impacto ambiental que va a suponer la creación de esta instalación y el entramado jurídico que se ha montado, si no que es una instalación totalmente innecesaria para Valdemoro dado que hay otro crematorio en menos de 3 kilómetros”, nos afirman los vecinos.

Estos hacen hincapié en que esta instalación va a suponer un peligro para la salud de las personas puesto que la emisión de partículas que producirá son altamente contaminantes y se encontrará situado al lado de casas, colegios, institutos o instalaciones deportivas entre otros centros. Otra de las razones de peso para que el proyecto del crematorio no salga adelante son los datos avalado por la Comunidad de Madrid que sitúan a Valdemoro como el tercer municipio más contaminado de toda la comunidad

Desde este medio hemos intentado ponernos en contacto con el Ayuntamiento de Valdemoro para ser participes de su versión, sin embargo no hemos obtenido ninguna respuesta.

OCHO AÑOS EN EL DIQUE

Los habitantes de Valdemoro llevan más de ocho años impugnando la construcción de este crematorio. En concreto desde agosto de 2013 cuando bajo la alcaldía de José Carlos Boza Lechuga, (PP) se publica la licitación. Una vez que los vecinos se enteran de las intenciones de construir un crematorio se llevaron a cabo manifestaciones junto a una recogida y posterior entrega al ayuntamiento de 7.500 firmas en contra del crematorio.

En octubre de 2014 la Guardia Civil entró en el Ayuntamiento. Requisó documentación y quedaron detenidos diferentes miembros relacionados con la gestión municipal de Valdemoro en la conocida como Operación Púnica. A partir de 2017 se sucedieron diferentes cambios en las filas políticas. El mismo año accedió a la alcaldía Serafín Faraldos (PSOE), por aquel entonces el Ayuntamiento seguía sin contestar a la solicitud de licencia. En 2019 Sergio Parra (Cs) fue investido alcalde tras las elecciones municipales, quien indicó su intención de tramitar el expediente aunque los vecinos estuvieran en contra.

En febrero de este año el Pleno acuerda la propuesta de ejecución de la sentencia firme para la aprobación del proyecto básico y de construcción del crematorio; salió adelante por 5 votos a favor (Cs), el voto en contra de MMV y 17 abstenciones. De esta forma el pasado 29 de Marzo comenzaban las obras del crematorio.

A pesar de la solicitud de los grupos municipales para revisar de oficio
el expediente de adjudicación de la licencia de obras, la Justicia ha dado el visto bueno y fue aprobado en el pleno del ayuntamiento por «mandato judicial» el pasado mes de febrero. Sin embargo los vecinos defienden que “el entramado jurídico esta plagado de irregularidades y presuntas corrupciones y que no se nos ha dejado en ningún momento personarnos en el expediente. Entre las irregularidades la no publicación del concurso en el boletín europeo, siendo obligatorio para que todas las empresas puedan concursar”.

De este modo para conseguir la paralización de las obras, la Asociación de Consumidores y Usuarios de Valdemoro (ACUSVAL) ha enviado una petición al Parlamento Europeo para que investigue el contrato. Porque no piensan parar hasta ver conseguido su objetivo. Cuentan con razones más que suficientes para ello.