Quantcast
lunes, 28 noviembre 2022 1:44

Estos son los territorios de las bandas latinas que obsesionan a Mercedes González

Machetes, reyertas y tráfico de drogas. Las bandas latinas se han apoderado en estos últimos años de las calles de la Comunidad de Madrid. Se tratan de grupos jóvenes que destacan por generar el caos y el pánico a su paso, sin remordimientos y demostrando que su actividad es un problema que afecta a toda la ciudadanía madrileña.

En las últimas horas casi 100 agentes han tenido que intervenir a siete menores partícipes de una de las peleas protagonizadas por las mencionadas bandas. Al parecer, un joven de 18 años y nacionalidad española ha sido asesinado por un grupo de personas armadas con puñales. Este caso es tan solo uno de los múltiples homicidios que acuden casi a diario a manos de estos famosos grupos violentos.

Estas bandas, todas de origen latino, llevan ya años sembrando el terror en las calles de la comunidad. La mayoría de ellas aterrizaron en Madrid hace apenas dos décadas, imitando el funcionamiento de las organizaciones mafiosas existentes en Estados Unidos. Poco a poco estos violentos grupos han ido reclutando a más individuos, llegando a formar bandas que superan los centenares de miembros repartidos en diferentes partes del país.

A pesar de que en Madrid existen diferentes bandas se puede identificar fácilmente a los miembros de las mismas por su vestimenta. Abundan entre ellos las gorras negras, las vestimentas oscuras y las bandanas que impiden que se reconozcan sus rostros. Todas ellas buscan principalmente un objetivo: hacerse con el control del territorio de Madrid. Por ello, establecen entre sí una serie de “códigos” en los que se reparten las zonas y así evitan que se generen conflictos entre ellas.

En la Comunidad de Madrid podemos encontrar cuatro principales bandas, aunque existen algunas más que hasta el momento han cobrado menos peso. Los Dominican Don’t Play (DDP) es uno de los grupos más violento de la región. Vestidos de colores azules y rojos y con la bandera de la República Dominicana son conocidos por usar principalmente machetes y cuchillos en sus reyertas.

En la Comunidad de Madrid podemos encontrar cuatro principales bandas, aunque existen algunas más que hasta el momento han cobrado menos peso.

Las zonas de Pozuelo de Alarcón y Alcobendas son sus principales escenarios en los que toman el control frente al resto de bandas rivales. Los barrios del centro Aluche, Argüelles, Carabanchel Alto, Campamento, Ciudad de Los Ángeles, El Carmen, Embajadores, Moncloa, Moratalaz, Oporto, Plaza Elíptica, Prosperidad, Tetuán, San Blas, San Cristóbal, Tetuán, Villaverde, Vista Alegre y Alfonso XIII son también zonas en las que podemos encontrar a miembros de los DDP.

La segunda banda que más conflictos genera en la Comunidad de Madrid y que actúan mayoritariamente con armas blancas son los Trinitarios. Se asientan principalmente en Alcalá de Henares, Leganés, Villalba, Hoyo de Manzanares, Fuenlabrada, Getafe, Vallecas, Fuencarral y Usera. Al igual que los Dominican Don’t Play, sus miembros son principalmente dominicanos y proceden muchos de ellos de la prisión Alcalá-Meca.

Parla, Fuenlabrada, Getafe, Leganés y Torrejón de Ardoz han sido controlados en estos últimos años por los Ñetas, una banda latina muy peligrosa que surgió en Puerto Rico. Alcorcón y los barrios madrileños de Bilbao, La Latina, Lucero, Urgel, Aluche, Las Rosas, Oporto, Plaza Elíptica, San Blas, Getafe, Leganés, Parla, Torre Arias, Vallecas, Villaverde y Vista Alegre también cuenta con la presencia de otra de las bandas más peligrosas de la región, los Latin Kings.

MERCEDES GONZÁLEZ A LA CAZA DE LAS BANDAS LATINAS

La delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Mercedes González, lleva meses intentando solventar el problema de las bandas juveniles. Desde sus competencias han incrementado la presencia de la policía y han activado el Plan Director en los institutos con el fin de concienciar a los más jóvenes sobre el problema que suponen estas bandas.

En una rueda de prensa realizada por la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid para actualizar los datos sobre el Plan de Actuación contra las bandas juveniles, han recordado que un total de 514 agentes de la Policía Nacional están participando en el plan. “Tres meses en los que llevamos dedicando a 500 agentes de la Policía Nacional con este balance: 39.678 identificados, 418 detenidos, 263 armas incautadas y 1.420 actas de droga”, ha añadido Mercedes González.

A pesar de que los conflictos provocados por estas peligrosas bandas siguen presentes en la Comunidad de Madrid, la delegada madrileña se muestra optimista con sus medidas para tratar de acabar con la delincuencia de estos peligrosos grupos. En todo momento ha destacado que la educación es la parte esencial para erradicar a los jóvenes que tengan en mente unirse a los radicales. Sin embargo, la violencia sigue siendo la protagonista principal de muchas de las calles de la región y por el momento no hay ninguna solución que consiga acabar con el gravísimo problema que suponen.