Quantcast
viernes, 2 diciembre 2022 14:25

Uno de los jardines más secretos de Madrid

El Jardín del Príncipe de Anglona es un rincón apartado del barrio de La Latina, poco visitado, pero siempre abierto al público. Este espacio verde ha sido un lujo para el Palacio de Anglona, así que atrévete a entrar y te verás en un espacio único. Frondoso de vegetación, ideal para despejarse del ruido de la ciudad.

Se encuentra situado en la parte baja de la plaza de la Plaja, frente a la Capilla del Obispo, y su acceso es una puerta pequeña por la que, aun estando abierta, no se sabe si pasar o no pero el Jardín es totalmente público.

El Jardín se halla adosado al Palacio del Príncipe de Anglona, edificio construido en el siglo XVI aunque restaurado en su totalidad en 1802. El jardín y el palacio reciben este nombre porque uno de sus habitantes más ilustres fue Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Pimentel, príncipe de Anglona y miembro de la Casa de Osuna, que destacó como militar en la Guerra de la Independencia española, además de dirigir el Museo del Prado y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

EL JARDÍN TIENE SU HISTORIA

Creado en 1761, el Jardín del Príncipe de Anglona fue reformado hasta su aspecto actual en 1920 por Javier de Winthuysen. Tiene una forma casi cuadrada, unos caminos para recorrerlo y algunos bancos para sentarse. La última reforma, obra de la paisajista Lucía Serredi, data de 2002, año en que se abrió al público.

Jardín del Príncipe de Anglona

Ocupa unos 500 metros cuadrados aproximadamente, aunque a simple vista parece algo mayor. Desde fuera llama poco la atención porque está rodeado de tapias altas. Por su configuración y la importancia de las fuentes tiene mucho de jardín árabe. Y por lo misterioso del lugar, entre las sombras que arrojan los árboles y el lateral del palacio, tiene también algo de jardín romántico.

La fuente de granito, con pie labrado en forma de espiral, ocupa el centro del espacio y es el foco de atención. En uno de los rincones, sobre una plataforma ligeramente elevada, se encuentra un cenador con estructura de hierro. Por los laterales norte y sur discurren dos pérgolas que custodian el paseo. Estas pérgolas sirven de apoyo para las plantas trepadoras, una de ellas un gran rosal. También se encuentra una segunda fuente de piedra caliza, es de taza baja y adorna el lado norte.

Los caminos de ladrillo (como la raspa de un pez), están delimitados por arbustos (boj y otras especies). En todo el jardín se alza gran variedad de árboles que mantienen el espacio en sombra. Sobre los muros que lo contienen, hay celosías cubiertas de plantas a través de las cuales puede verse el exterior.

El palacio adyacente al jardín es una típica residencia nobiliaria que perteneció a los herederos de Álvaro de Benavides. Fue construida en el siglo XVII con la sobriedad que caracteriza las edificaciones castellanas. En el siglo XVII fue habitado por ilustres cortesanos como el Príncipe de Anglona y, en la actualidad, alberga un conocido restaurante madrileño de cocina creativa, el Palacio de Anglona.

Debido al gran desnivel que existe entre la plaza de la Paja y la calle Segovia, que se salva con unos muros altos, se puede decir que el Jardín del Príncipe de Anglona es un jardín colgante sobre la calle Segovia.

El acceso al Jardín del Príncipe de Anglona es gratuito. Sus puertas abren todos los días de 10:00 a 22:00 en horario de verano (de marzo a septiembre), y de 10:00 a 18:30 en invierno.