Quantcast
domingo, 25 septiembre 2022 0:11

Madrid pagó con fondos covid un coche oficial para un alto cargo de la policía

El Covid-19 ha puesto en jaque las cuentas de los Gobiernos, tanto a nivel estatal o autonómico como local. Mascarilla, geles, test y, en general, tipo de material y medidas para hacer frente a la pandemia, suponen un gasto que los Ejecutivos han tenido que asumir desde el principio de la pandemia. Por ello, a través de los Ayuntamientos de los distintos distritos de España tramitaron de emergencia distintos contratos para adoptar medidas directas e indirectas necesarias para combatir el virus. Sin embargo, alguno como el Ejecutivo de Madrid, que dirige José Luis Martínez-Almeida, han colado gastos que no tienen nada que ver con la crisis sanitaria como las cartas de los impuestos, como los recibos no domiciliados IVTM, las Tasas de Residuos Urbanos de Actividades o el IBI.

El Tribunal de Cuentas realizó una fiscalización de los contratos tramitados de emergencia por los Ayuntamiento de los municipios de más de 300.000 habitantes para atender las necesidades suscitadas por la crisis sanitaria. El informe recoge todos los acuerdos llevados a cabo durante el ejercicio 2020, el primero de la pandemia. Los que sorprende es que algunos de los acuerdos que aparecen no tienen nada que ver con la pandemia ni el ciudadanos de la población, en especial, la que se encuentra en situación más vulnerable. Almeida ha utilizado el dinero de todos los madrileños para colar como “medida covid” gastos sobre las cartas de los impuestos que deben pagar todos los ciudadanos de la capital o la compra de materiales que no tienen nada que ver con la pandemia.

El alcalde tramitado camufla entre los contratos tramitados de emergencia por el virus la impresión, ensobrado y clasificación postal recibos no domiciliados del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), también de las cartas informativas Sistema Especial de Pago(SEP) del Impuesto Sobre Bienes Inmuebles (IBI) y de Tasa de Residuos Urbanos de Actividades (TRUA). La cantidad destinada a estas postales es de 27.164 euros para la primera tasa y 12.168 euros para la segunda, un total de 39.332 euros en la notificación de tributos Así, el edil madrileño le cuela el gasto del envío de cartas de impuestos en los contratos que deberían estar destinados a preservarlos frente a la expansión del virus. Aunque estos no son los únicos trámites que el Ejecutivo de Almeida ha “colado” a todos los madrileños.

EL MAYOR BENEFICIARIO DE ESTOS ACUERDOS “TRAMPA” ES LA POLICÍA MUNICIPAL

La suma del gastos de los contratos tramitados de emergencia que no tienen relación con el Covid-19 supera los 2 millones de euros. El mayor beneficiario de estos acuerdos “trampa” es la Policía Municipal, en favor de la cual se han tramitados desembolsos a los que cuesta encontrarles una relación con la pandemia. Así, se han adquirido bajo este régimen 3 equipos lector de matrículas OCR-radares en trípode por valor de 167.516 euros, vehículos todoterreno por 247.929 y vehículo destinado al Jefe de Guardia de Policía Municipal en el Departamento de Gestión de Información del Mando Único (GIMU) por 25.288,92. Además, también aparece en este informe la adquisición de video Wall para desdoblar el sistema tecnológico del Centro Integral de Señales de Vídeo (CISEVI) por 62.015,46, equipos antidisturbios que suponen 223.170 euros y 650 cascos de protección por 85.800 euros.

Los agentes de seguridad no los únicos que han recibidos los “regalos covid” del Ayuntamiento de Madrid. El Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad ha aprovechado para cambiar la moqueta de la sede de la dirección General de
Gestión y Vigilancia de la Circulación por un suelo autoportante PVC, este contrato supuesto un desembolso de 215.510,67 euros. El suministro e instalación de un pebetero en homenaje a las víctimas del COVID-19, y se adjudicó por importe de 122.000 euros y el diseño del pebetero, y fue otorgado por 10.890 euros. Sin embargo, desde los juzgados consideran que en este gasto “no se aprecia la vinculación de esta actuación con la finalidad de hacer frente a la situación sanitaria causada por el COVID-19”. Unas cantidad y desembolsos que elevan a 2 millones, todo un despropósito de contratos que el edil madrileño, José Luis Martínez-Almeida, ha colado a todos sus ciudadanos. Sin embargo, el Tribunal de Cuentas y su informe anual ha podido plasmar los trapicheos del Ayuntamiento de Madrid y han dejado constancia de todos estos contratos “covid” que no tiene ninguna relación con el virus.

Imagen

Además de estos acuerdos un poco oscuros, aparecen muchos otros destinados a adquirir materiales como mascarillas, geles hidroalcohólicos, adquisición de equipos de protección colectiva, como mamparas, test autodiagnósticos, o servicio refuerzo limpieza y desinfección. Unos materiales que desde que comenzó a extenderse el virus, durante la primera mitad del año 2020, se han hecho muy necesarios para evitar contagios y preservar las vida de los ciudadanos. Además, desde el ejecutivo madrileño también se emplearon este tipo de contratos para cubrir otras necesidades como la alimentación de la población más vulnerable.