Quantcast
martes, 5 julio 2022 20:32

Una iglesia madrileña custodia los restos del patrón de los enamorados

Madrid alberga muchos secretos. Hoy 14 de febrero la capital está de celebración por ser el Día de los Enamorados, y lo que muchos no saben es que la ciudad esconde uno de los secretos más sorprendentes y desconocidos para muchos madrileños. Y es que en pleno centro de Madrid, una de las iglesias alberga los supuestos restos de San Valentín.

Este santo fue un sacerdote romano durante la época del emperador Claudio II que promulgó una ley que prohibía a sus soldados casarse. El motivo es que estaba convencido de que al no tener ataduras, los solteros eran mucho más fieros y aguerridos en la guerra que los casados. Sin embargo, San Valentín se caso en secreto en varias ocasiones hasta que el 14 de febrero de 270 d.C. fue descubierto y degollado en la Puerta Flaimina de Roma. Por esta razón, San Valentín se convirtió en el patrón de los enamorados y sus reliquias fueron siempre muy codiciadas.

Puerta Flaimina de Roma

En pleno corazón de Madrid, la Iglesia de San Antón, alberga sus restos. Un relicario custodia el cráneo, dos fémures y varios huesos más que supuestamente pertenecieron a este santo.

UN REGALO PARA CARLOS IV

Pero, ¿cómo llegaron los restos de San Valentín a Madrid? Al parecer fue a finales del siglo XVIII, cuando el Papa se los regaló al monarca Carlos IV, quien a su vez, los donó a los Escolapios de Madrid. Así es como, los huesos del patrón de los enamorados en la madrileña calle Hortaleza. Las reliquias estuvieron ocultas a los fieles hasta 1984 y desde entonces cualquiera que visite la iglesia puede contemplarlas en su interior en una urna de vidrio.

LAS RELIQUIAS ESTUVIERON OCULTAS HASTA 1984 PERO EN LA ACTUALIDAD CUALQUIERA QUE VISITE LA IGLESIA PUEDE CONTEMPLARLAS

Pero no es la capital la única que ha asegurado poseer las reliquias de San Valentín. Dentro de España también lo han dicho en Calatayud y Toro. E incluso fuera de España, en la región italiana de Umbría, en la ciudad de Terni aseguran que los restos del santo se encuentran allí.