Quantcast
miércoles, 29 junio 2022 23:13

El bar Museo Chicote luce ya su placa en Gran Vía del Plan de Memoria de Madrid

El Museo Chicote inaugurado en el año 1931 luce ya en Gran Vía su placa conmemorativa en honor a su 90º aniversario. Siendo desde sus comienzos uno de los establecimientos más reconocible del centro de la capital, ha sido considerado la primera coctelería de todo el país, permaneciendo en el mismo lugar desde su apertura.

La delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, ha participado hoy en el
descubrimiento de la placa del Plan Memoria de Madrid destacando que el Ayuntamiento de Madrid, a través de esta placa, quiere hacer un homenaje a un lugar que forma parte de la historia popular de la ciudad.

“Una historia –ha señalado–tejida con los recuerdos de tantísimos madrileños y
turistas que han querido venir a conocer Chicote y disfrutar de su ambiente, una
mezcla de vieja escuela y modernidad, un ejemplo más de que los clásicos son los más
modernos y Chicote ya es un clásico moderno de Madrid”.

Con este acto, el Área de Cultura, Turismo y Deporte busca restaurar todos los establecimientos que han formado y forman parte de la huella de la ciudad. Por ello, la delegada ha animado a madrileños y visitantes a pasear por la ciudad en busca de las placas conmemorativas del Plan Memoria de Madrid.

Una idea creada en 1990 con el objetivo de que formase parte de uno de los programas culturales que mostrasen la importancia de determinados edificios únicos, hechos sucedidos y personajes relevantes. “Recordar y celebrar el pasado es una forma de reconocimiento que debemos a todos los que han ido dibujando y construyendo esta capital a la que todo el mundo quiere venir”, ha destacado Levy.

“RECORDAR Y CELEBRAR EL PASADO ES UNA FORMA DE RECONOCIMIENTO QUE DEBEMOS A TODOS LOS QUE HAN IDO DIBUJANDO Y CONSTRUYENDO ESTA CAPITAL A LA QUE TODO EL MUNDO QUIERE VENIR”

La primera placa fue dedicada a Manuel de Falla en la casa en la que compuso “La vida breve”. En los más de veinte años de permanencia del Plan Memoria de Madrid se han colocado casi 400 placas que decoran las calles de la ciudad. Son rombos metálicos mediante los cuales Madrid pretendía ser Capital Europea de la Cultura en 1992.

Estos rótulos homenajean mayoritariamente a hombres arquitectos, ingenieros, dibujantes, escritores…junto a otras siete que son mixtas: casas en las que vivieron matrimonios célebres o una en Ronda de Segovia para las mujeres y hombres de Lavapiés que combatieron el 2 de mayo contra los franceses.