Quantcast
miércoles, 23 junio 2021 16:32

Conoce a Raimundita, el fantasma del Palacio de Linares

Cerca de la Plaza de Cibeles, hay un lugar que guarda un gran misterio entre sus paredes. Lo que fue la residencia de los marqueses de Linares, hoy es un palacio lleno de preguntas sin responder.

Raimunda y Jose era un matrimonio muy feliz que vivía en esta lujosa casa. Su mala desdicha les llevaría a cometer un crimen que aún hoy es recordado. Conoce esta escalofriante historia paranormal.

LA GRAN DESPENSA DE MADRID

Antes de hablar del Palacio de Linares, vamos a comentar qué había justo en este lugar antes de que los Marqueses decidieran venir a vivir a la capital de España.

En esta parte de la plaza de Cibeles se encontraba el Real Pósito Real de Madrid. Este era un conjunto de edificios dedicados literalmente al pan. Había un molino, un horno y varios silos.

Palacio de Linares
Real Pósito de Madrid. Al fondo, la calle Alcalá

El Real Pósito de Madrid se utilizaba como depósito de grano. El objetivo era conseguir que, en caso de escasez, los madrileños no se quedaran sin alimento.

El horno era otro de los grandes atractivos del lugar. Pasear por aquí era sinónimo de disfrutar de un maravilloso olor a pan recién hecho. Este conjunto de edificios acabarían por ser demolidos.

JOSÉ Y RAIMUNDA: LOS MARQUESES DE LINARES

Los marqueses de Linares son los protagonistas de esta historia, pero ¿Quiénes eran esta pareja? José de Murga y Raimunda de Osoria fuero los padres del asombroso Palacio de Linares.

José de Murga era hijo de un importante empresario que había hecho fortuna comerciando con América. Tanto dinero ganó que fue capaz de convertirse en Marqués.

José y Raimunda, los marqueses de Linares

Además de ello, también se dedicaba a la política. Llegó a ser senador en las cortes españolas durante el siglo XIX. Su obra política fue muy apreciada por la sociedad del momento.

Por su parte, Raimunda era la hija de una cigarrera de Lavapiés. La pareja era muy querida en Madrid por sus grandes obras de caridad. Llegaron a crear varios centros de acogida donde ellos mismos gestionaban las donaciones, convirtiéndolas en pequeños sueldos para los más necesitados.

los marqueses eran muy queridos en madrid por su caridad

Raimunda moriría y cinco meses después lo haría su marido. La versión oficial cuenta que su muerte fue producida por una infección pulmonar. Las malas lenguas dicen que el Marqués se suicidó de un disparo.

EL LUJO EN LOS SALONES DEL PALACIO DE LINARES

José y Raimunda deciden vivir en Madrid. Para ello, compran los terrenos que ocupaba el antiguo Pósito para construir lo que sería el hogar de su familia. Se mudarían en 1884, aunque las obras no terminarían hasta el 1900.

Palacio de LInares
Interior del palacio

El Palacio de Linares tiene cuatro plantas, unas caballerizas y un jardín. También se dice que tiene una serie de galerías subterráneas cegadas que conectan con los edificios colindantes.

El lujo de los materiales utilizados para su decoración, así como sus múltiples estilos, lo hacen un lugar único. Su escalera de mármol es toda una joya. Construida con piedra de Carrara, cada escalón está compuesto de una sola pieza.

Casita de Muñecas del Palacio de Linares

Otro de los atractivos es la Casita de Muñecas que tiene en su jardín. Todos los visitantes salen encantados cuando la conocen. Es curioso que esta pareja “supuestamente” no tuviera descendencia y, aun así, cuente con un espacio como este.

LA LEYENDA DEL FANTASMA DEL PALACIO DE LINARES

Lo que realmente hace del Palacio de Linares un espacio único es la leyenda negra que esconden sus muros. Para conocerla, tenemos que remontarnos a la época en la que José y Raimunda se conocieron.

José pertenecía a una familia con dinero. Cuando le contó a su padre que se había enamorado de la hija de una cigarrera, este entró en cólera. Le mandó a Londres para que intentara sacársela de la cabeza, pero no lo consiguió.

José y Raimunda se casaron, convirtiéndose en los marqueses de Linares, sin embargo, un día encontrarían en su casa una carta que cambiaría todo.

La carta la había escrito el padre de José de Murga. En ella le contaba que en su juventud había tenido una hija con una cigarrera de Lavapiés, a la que habían llamado Raimundita. Los marqueses descubrieron que en realidad eran hermanos de padre.

los marqueses eran en realidad hermanos de padre

Para poder seguir casados, le pidieron al Papa una bula que se les concedió. A cambio debían ser castos y no tener relaciones sexuales. Pero esto no fue así. La pareja tuvo una hija a la que llamaron Raimundita. 

Para esconder la vergüenza que suponía cometer tal pecado, los madrileños cuentan que mataron a la pequeña. Unas versiones cuentan que la emparedaron, otras dicen que la ahogaron y la enterraron en el jardín.

Raimundita, la niña fantasma

La casita de muñecas es muy importante, porque es muy raro que un palacio de este estilo tenga una construcción dedicada a los niños cuando supuestamente la pareja nunca tuvo ninguno.

Lo cierto es que, desde entonces, muchos dicen escuchar voces en el interior del Palacio de Linares. Es la voz de una niña que llama llorando a su madre. También se escucha a la madre, que grita desesperada porque su hija no la llama ‘mamá’.

ASÍ PUEDES VISITAR ESTE PALACIO ENCANTADO

Al morir los marqueses supuestamente sin descendencia, el Palacio de Linares pasó a ser posesión de su ahijada. Las voces de los fantasmas hicieron que esta no quisiera saber nada de este lujoso edificio.

Durante más de un siglo, el Palacio de Linares estuvo completamente olvidado. Nadie quería entrar en este lugar encantado. La Guerra Civil hizo grandes estragos en la estructura y casi acaba con él.

el palacio de linares estuvo más de un siglo abandonado

Sin embargo, en 1976, el Ayuntamiento llegaría al rescate. El consistorio Madrileño lo convirtió en Monumento Histórico Artístico, salvándole de la demolición. Tanto interés ha suscitado este lugar, que numerosos medios especializados en misterios ha acudido a realizar grabaciones de psicofonías.

Luis García Berlanga, el director de cine, estaba tan fascinado por este lugar que grabó aquí su película ‘Patrimonio Nacional’. Este film trascurre en los salones aún polvorientos de este abandonado palacio.

Casa de América

El ayuntamiento no sabía qué hacer con el palacio. En 1992, coincidiendo con el quinto centenario de la llegada de Colón a las supuestas ‘Indias’, Madrid decidió instalar aquí la Casa de América. Aquí podrás disfrutar de numerosas exposiciones y muestras relacionadas con el episodio más importante de la historia de España.

Si tienes valor y quieres conocer a Raimundita, podrás acercarte al Palacio de Linares cualquier fin de semana. Esperamos desde aquí que no seas de los afortunados que pueden escuchar el llanto de esta niña.