Quantcast
sábado, 2 julio 2022 22:29
spot_img
spot_img

Ciudad Universitaria: un parque temático de la historia de España en pleno Madrid

Miles de estudiantes pasan por allí cada día y la mayoría no saben que bajo sus pies tienen un pedazo de la historia de su ciudad. La Ciudad Universitaria de Madrid nada tiene que envidiarle a los históricos campus de Oxford o Cambridge.

Vamos a repasar su trepidante vida para que, cada vez que nos bajemos en aquella parada de metro, sepamos que el futuro de Madrid no solo va de la mano de sus futuros licenciados.

El gran sueño de Alfonso XIII

El final del siglo XIX fue uno de los más nefastos de la historia de España. La pérdida de las últimas colonias de ultramar había minado la moral de todos los españoles. Sin embargo, la falta de esperanza se tradujo en un inmenso impulso de renovación que empezó precisamente con la Ciudad Universitaria de Madrid.

La universidad en Madrid nace en Alcalá de Henares. Esta llegaría a ser una de las instituciones educativas más importantes del país. Como continuación de su legado, se crea en la capital la llamada Universidad Central. Sin embargo, tenía un problema y es que estaba repartida por toda la ciudad.

Gran parte de sus centros se encontraban en los alrededores de la calle San Bernardo. Allí sigue su paraninfo, donde recibieron clases alumnos como Concepción Arenal, que haría de su paso por esta universidad todo un hito de la historia del feminismo en España.

Paraninfo de la Universidad Complutense de Madrid (antigua Universidad Central) | Calle San Bernardo

Alfonso XIII quería devolverle la alegría al país mediante su regeneración. La universidad era una institución ideal para ello. Entonces mandó que recorrieran Europa a grandes arquitectos de la época para que tomaran ideas y crear en España una gran ciudad que recogiera todos los saberes conocidos.

Alemania sirvió de inspiración, pero sin duda, quien más marcó a aquellos técnicos fue el ideal de Campus ajardinado que había en Estados Unidos. Esa idea se importó y en 1927, Alfonso XIII presentaría su proyecto de ‘ciudad del conocimiento’: la Ciudad Universitaria de Madrid.

El rey fue generoso. Cedió una de sus fincas de recreo para construir su gran sueño. En La Moncloa comenzaron las obras de este gran proyecto que, curiosamente, fue financiado con los fondos recaudados con la lotería de 1928. También aportó dinero la familia real y particulares madrileños.

Los primeros edificios de Ciudad Universitaria

Aunque fue Alfonso XIII el padre de todo el proyecto, fue durante la Segunda República cuando más impulso se dio a su construcción. Este contemplaría tres ramas del conocimiento: las humanidades, las ciencias médicas y las ciencias generales.

Los primeros edificios que se empezaron a construir fueron los de las facultades de filosofía y letras; medicina, farmacia y odontología; arquitectura y, por último, el conjunto de las ciencias, en el que se incluía química, física y matemáticas.

Facultades de Medicina, Odontología y Farmacia.

Junto a la Ciudad Universitaria, muy cerca de ella, también se estaba construyendo el Hospital Clínico, además de una potente central térmica que aún hoy abastece de calefacción de manera conjunta a todas las facultades actuales.

El estilo elegido era de corte clásico, por ello muchos de los edificios cuentan con numerosas columnas Se pretendía mantener cierta uniformidad entre todas las facultades. Debido a esto, las fachadas de las más antiguas son de ladrillo visto, bastante parecidas entre sí.

En aquel campo de La Moncloa, que entonces eran las afueras de la ciudad, también estaba el Asilo de Santa Cristina. Este era un gran hospicio formado por varios pabellones que servía de refugio a los más desfavorecidos. Llegaba a atender a 700 pobres diariamente.

Un frente de batalla en medio de la universidad

La Guerra Civil acabaría por cambiar todo. La Ciudad Universitaria prácticamente estaba apunto de ser inaugurada cuando estalló la guerra. Los edificios a medio terminar servían estupendamente como barricadas, por ello, allí se instauró uno de los frentes más sangrientos de la contienda en Madrid.

Frente de Ciudad Universitaria (1937) | Al fondo, las facultades de Medicina, Farmacia y Odontología.

El avance de la guerra en Ciudad Universitaria era trepidante. Se luchaba día a día, edificio a edificio. Una de las grandes pérdidas que sufrió la universidad sin duda fue la de sus bibliotecas. Los libros de las mismas sirvieron para parar las balas del enemigo, desapareciendo para siempre un patrimonio de valor incalculable.

Uno de los libros atravesados por las balas. Aún se conservan en la biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid.

Una de las batallas más duras se produjo en el Hospital Clínico. Algunos cuentan que la guerra se perdió en Madrid el día que este hospital se rindió ante las tropas nacionales. Se peleaba habitación por habitación, metro a metro. Muchísimos hombres murieron en este frente de Ciudad Universitaria.

El Asilo de Santa Cristina acabó totalmente derruido. Solo se salvó de las bombas que tiraban los aviones una pequeña virgen. Se dice que fue esta la que avisó a las monjas del hospicio de que iba a pasar una desgracia. Gracias a ello pudieron escapar.

Parque de la Virgen Blanca \ Ciudad Universitaria

De aquellos imponentes pabellones hoy no queda nada, pero aquella Virgen Blanca aún se conserva allí, en el parque que lleva su nombre. Si te fijas, en la nariz aún tiene rastro de metralla.

Los estudiantes que escribirían la historia

La paz no llegaría a la Ciudad Universitaria de Madrid tras el fin de la guerra. Años después, ya en pleno funcionamiento, surgió entre sus facultades una fuerte corriente de lucha estudiantil que se oponía a la falta de libertad que suponía el régimen de Franco.

El movimiento estudiantil saldría de los edificios de Ciudad Universitaria pidiendo justicia y libertad. Numerosas manifestaciones estudiantiles colmaron la larga calle que conforma este complejo universitario.

Concierto de Raimon en la actual facultad de historia y geografía (1968)

Quizás una de las imágenes más recordadas fue la del concierto del cantautor Raimon en las aulas de la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas (hoy geografía e historia), el 18 de mayo de 1968. Se convirtió en todo un símbolo político de la resistencia de una sociedad que ansiaba cambios y pedía libertad.

Por aquel entonces el metro no había llegado a Ciudad Universitaria. A la salida del concierto, los estudiantes iban gritando eslóganes políticos dirección Moncloa. En seguida serían disipados por camiones cisternas de la policía. Había tanta gente, que se llegó a colapsar el tráfico de Madrid.

De las ruinas al reconocimiento internacional

Las huellas de la historia de España aún se pueden contemplar en este curioso lugar. La Ciudad Universitaria quedó totalmente en ruinas tras la Guerra. Se puede ver el paso de estas batallas en las fachadas de las facultades más antiguas como la de medicina.

Impactos de bala en Ciudad Universitaria

A pesar del dolor y de la miseria que dejó la guerra, el proyecto de Alfonso XIII era tan potente que se volvió a retomar. Se comenzó a reconstruir las facultades dañadas por las balas y poco a poco la Ciudad Universitaria de Madrid comenzó a nacer de nuevo.

Con los años, la homogeneidad que se buscaba en los edificios se fue perdiendo. Fruto de esto nacería la Facultad de Biología (1968), que será conocida como ‘La Caja de Cerillas’ o la Facultad de Ciencias de la Información (1974), premiada internacionalmente por su arquitectura brutalista.

Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

También cuenta con su propio jardín botánico, que toma su nombre del ideólogo del proyecto: Alfonso XIII. Aunque estaba planeado ya para 1927, no fue hasta 1997 cuando vio la luz. Se encuentra entre las facultades de biología y farmacia, dando respuesta a las necesidades de los laboratorios de botánica.

Alumnas saliendo de la Facultad de Filosofía en los años 40 \  BIBLIOTECA HISTÓRICA MARQUÉS DE VALDECILLA

Solo es necesario pasear por este paraje alejado del centro para recorrer en poco tiempo casi 100 años de la historia España. En un siglo, todo ha cambiado mucho, Madrid el que más.

A pesar de todo, lo que seguro sigue intacto es la cantidad de futuros profesionales que se forman en las facultades de esta histórica Ciudad Universitaria. Ellos son los que continuarán escribiendo la historia que otros muchos ya vivieron sobre el terreno que ahora ocupan sus aulas.

spot_img
spot_img