Quantcast
lunes, 8 marzo 2021 4:51

La historia de Alcalá ‘ciudad viajera’, llena de personajes ilustres

El municipio de Alcalá de Henares, situado a la orilla derecha del río Henares, gracias a su excelente situación geográfica favoreció los asentamientos humanos y llegó a convertirse en en ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Está es la historia de una de los lugares más emblemáticos de la Comunidad de Madrid.

Los inicios de la ‘ciudad viajera’

Los inicios de la ciudad Alcalá de Henares datan del Calcolítico (Edad de Bronce), como lo atestiguan los instrumentos líticos encontrados en los terrenos de aluvión del arroyo Camarmilla y en los cerros de la margen izquierda del Henares.

La ciudad no siempre estuvo situada en el mismo lugar, dependiendo de las circunstancias del momento. Pero siempre esos nuevos emplazamientos no se encontraban a mucha distancia. Sin contar los poblados de La Esgarativa (Calcolítico) y del cerro del Ecce-Homo (Bronce, Hierro Antiguo), la ciudad ha conocido cuatro emplazamientos distintos.

Sobre uno de esos asentamientos de los poblados, en la Edad de Hierro, se asentó la primera ciudad de Complutum sobre el cerro del Viso. En el siglo I, coincidiendo con una época de pacificación, se traslada al llano, a la orilla derecha del Henares. En el siglo IX sobre una planicie situada a los pies del Ecce-Homo, en este caso en la orilla izquierda, se erigió la Qal’at Abd al-Salam musulmana. Por último, con la reconquista dio lugar a Burgo de Santiuste, después Alcalá de Santiuste y más tarde de Henares donde se asentó y se mantiene desde entonces.

Alcalá ciudad universitaria

La Universidad de Alcalá fue fundada por el Cardenal Cisneros, Regente de España, en 1499 como proyecto educativo absolutamente novedoso.

El Cardenal quiso que la Universidad, nacida en la edad Moderna influenciada en España por las corrientes renacentistas y humanistas de Europa, fuese donde se educara no solo el clero regular y secular dispuesto a afrontar la reforma eclesiástica, sino también los nuevos funcionarios competentes que necesitaban los reinos de España.

Durante los siglos XVI y XVII, la Universidad de Alcalá se convirtió en el gran centro de excelencia académica. En sus aulas enseñaron y estudiaron grandes maestros como Nebrija, Ignacio de Loyola, Juan de la Cruz, Lope de Vega o Quevedo entre muchos otros. El gran prestigio que presentaba la Universidad de Alcalá hizo que sirviese de modelo para las Universidades de América.

El siglo XVIII fue especialmente crítico para los estudios universitarios en España, ya que se vieron sometidos a reformas transcendentales en sus métodos de enseñanza. Pero durante este periodo se confiere el grado de Doctora en Filosofía, a la primera mujer que lo recibe en España, María Isidra de Guzmán y de la Cerda.

En la actualidad, la Universidad de Alcalá es una institución moderna, de tamaño medio, reconocida en Europa y América. A los clásicos estudios humanistas y de ciencias sociales, la Universidad de Alcalá ha incorporado las más novedosas titulaciones en todos los campos científicos como las Ciencias de la Salud o distintas ingenierías distribuidas en sus diversos campus.

La ciudad de los personajes ilustres

Universidad de Alcalá de Henares

Alcalá fue lugar de nacimiento, muerte y estancia de estudio de muchos personajes ilustres de la historia de España, como fueron: Miguel de Cervantes, Manuel Azaña, Catalina de Aragón, Fernando de Habsburgo o Juan Cruz el Arcipreste de Hita. Y personajes adoptados por la ciudad de Alcalá como el Cardenal Cisneros.

El personaje que más relevancia ha tenido en el mundo con pertenencia en Alcalá es Miguel de Cervantes, nacido en 1547 en la ciudad. Durante su infancia y juventud estudió con los jesuitas, en la Universidad de Salamanca y en Madrid como alumno del humanista López de Hoyos. En 1569 fue acogido en Italia al servicio del cardenal Acquaviva, luchando dos años más tarde en Lepanto.

Escribió una de las obras cumbre de la literatura universal, Don Quijote de la Mancha. Ofrece una anécdota bastante sencilla, unitaria y bien trabada: un hidalgo manchego, enloquecido por su desmedida afición a la lectura de libros de caballerías, decide hacerse caballero andante y sale tres veces de su aldea en búsqueda de aventuras, siempre auténticos disparates, hasta que regresa a su casa, enferma y recobra el juicio.

Otro de los personajes que nació en Alcalá fue, Manuel Azaña, nació en Alcalá de Henares en 1880. Estudió en el Colegio Complutense, en el Instituto Cisneros y en los Agustinos de El Escorial. Y fue uno de los que contribuyo para la instauración de la II República, donde más tarde se convertiría en presidente hasta 1933.

Francisco de Quevedo, escritor madrileño de obras como ‘La vida del Buscón’, ‘El alguacil endemoniado’ o ‘El chitón de las tarabillas’. Estudió Humanidades y Teología en las universidades de Alcalá de Henares y Valladolid. Asimismo, Fernando de Habsburgo, cuarto hijo de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso. Nació en 1503 en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

Alcalá ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

El 2 de octubre de 1998 Alcalá de Henares fue nombrada como ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en la cumbre celebrada en el Protocolo de Kioto de 1998.

La ciudad es la primera diseñada y construida especialmente como sede de una universidad, y este diseño serviría como modelo para otras universidades en Europa y América. Del mismo modo, la ciudad madrileña contribuye al desarrollo intelectual de la humanidad con avances lingüísticos que tuvieron lugar en la ciudad, especialmente en lo relativo a la Lengua Española, a través del trabajo de su vecino más ilustre, Miguel de Cervantes.

La ciudad complutense, uno de los lugares que todas los madrileños debemos conocer, cargada de simbolismo artístico e histórico. Sus calles evocan los años de historia donde podemos sentirnos inmersos en la tradición.