Quantcast
sábado, 2 julio 2022 10:54

Así se prepara el aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas ante la gran nevada

Una oleada de nevadas insólitas van a teñir de blanco la ciudad de Madrid durante los próximos días. Ante las previsiones de climatología adversa, el Aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas ya está preparado para garantizar todas las medidas de seguridad.

La oficina meteorológica de la Aemet son los encargados de avisar a los agentes aeroportuarios del temporal. Esta alerta es conocida por los controladores como Snowtam y exige que se convoque un protocolo de actuación para mantener la actividad a pesar de la climatología extrema que vamos a vivir los madrileños durante esta semana.

Una gran nevada suele conllevar restricciones, sobre todo en una ciudad como Madrid donde no es habitual que caigan copos. No obstante, el aeropuerto de Madrid ha aumentado la inversión en medios para evitar lo que ocurrió ante la nevada imprevista de 2009 que acabó cerrando el aeropuerto durante 5 horas.

Fuentes aeroportuarias nos confirman que el pasado martes tuvo lugar el Comité con pronostico de nevada para organizarse ante las previsiones de la nevada del siglo. Esta reunión virtual convocó a más de 60 trabajadores del aeropuerto incluyendo a los responsables de Barajas, operadores, controladores aéreos y demás servicios de emergencias.

El reducido número de vuelos debido al coronavirus va a favorecer las actuaciones durante la nevada. Fuentes de la Torre de Control nos confirman que el tráfico aéreo diario en Barajas ha caído hasta alrededor de 400 vuelos frente a los 1300 vuelos diarios que había antes de la pandemia.

Así es el plan de acción

Durante el Comité se elaboró un plan de acción para que el aeropuerto este preparado para garantizar la seguridad del tráfico aéreo ante la gran nevada.

En dicho plan se estableció la operativa a desarrollar. Se pidió a las aerolíneas que priorizarán los vuelos para tener los medios preparados para atender a estas líneas en su despegue y aterrizaje. Las compañías proporcionaron un listado de los vuelos prioritarios que deberán ser despegados por los profesionales de la Torre de Control.

Sobre las pistas, se ha decidido alternarlas de dos en dos de modo que las quitanieves puedan ir limpiándolas y midiendo la eficacia de frenado. El Aeropuerto de Madrid cuenta con 4 pistas de despegue y aterrizaje de más de 3 kilómetros y medio.

También las operaciones de deshielo serán de suma importancia ante las temperaturas extremas de hasta menos 13 grados que se esperan en los próximos días en Madrid. Para ello, el aeropuerto cuenta con bases de deshielo que rocían la aeronave con líquidos anticongelantes que deshielan el avión. Barajas cuenta con varias bases de deshielo que tienen la capacidad de deshelar 8 aviones al mismo tiempo en cuestión de minutos. Fuentes de control aéreo nos informan en exclusiva que el dispositivo de deshielo está activado con una base disponible desde anoche y dos nuevas bases que han abierto esta mañana.

¿Un avión puede volar si cae una gran nevada?

Un aeronave puede volar aunque este nevando si dispone de los medios necesarios para garantizar la seguridad.

Las operaciones de deshielo de las aeronaves son de suma importancia ya que toda la superficie del avión debe estar limpia. Tanto las alas, como los motores, el fuselaje y el tren de aterrizaje deben estar libres de hielo, escarcha y nieve para poder volar. En el caso del aeropuerto de Barajas, fuentes aeroportuarias nos confirman que el deshielo se hace a través de una empresa contratada por Iberia. Estas operaciones de deshielo que se deben ir haciendo a cada avión pueden modificar los horarios de salida y entrada si hay un volumen muy importante de líneas

Además de las operaciones de deshielo, le gran nevada puede ir acompañada de visibilidad reducida por niebla. Una niebla extrema puede llegar incluso a cerrar al aeropuerto como ya ha ocurrido en varios aeropuertos españoles. También pueden provocar retrasos ya que se debe espaciar las salidas de los vuelos. No obstante, tanto pilotos como controladores están suficientemente preparados para despegar y aterrizar aviones nevando.