Quantcast
martes, 27 septiembre 2022 16:34
spot_img

Me Hundo! No hay Salida! Guía para salir del fracaso.

Me Hundo! No hay Salida! Guía para salir del fracaso. Con los avatares de la vida, por desgracia, es muy posible que nos encontremos en esta situación. Todo se está hundiendo, toda mi “zona de confort” se ha vuelto inestable y se convierte en “zona de pánico” ya que no somos capaces de ver que realmente estamos en una “zona de aprendizaje” por el pánico nos inunda y nos envuelve.

Toda la comodidad que teníamos se ha venido abajo, hemos perdido nuestros ingresos, generando tensiones familiares y problemas de relación, aquellos que creíamos nuestros amigos y que nos podrían echar una mano, te esquivan y has pasado de ser el centro del grupo a ser el “apestado”.

Tenemos varias formas de enfrentarnos a esta situación.

A-. Me dejo llevar por la apatía, el desconcierto y el desasosiego….

B-. Demuestro que realmente soy un líder y pongo en funcionamiento mi talento….

Está claro que la primera opción sería lo más normal y humano, pero desembocaría en el fracaso total y absoluto de la persona, por tanto nos centraremos en desarrollar la opción B que es la del verdadero líder.

1.- Analizar la situación.

Analicemos realmente cual es la situación. Recurso con los que se cuentan. Posibilidades de acción y creación de un nuevo Plan de Acción.

2.- Análisis de las preocupaciones.

Revisa que es todo lo que te preocupa. Marca prioridades. Seguro que en tu cabeza hay cosas que te rondan y preocupan que son menos importantes. Deséchalas. Trata de reordenar tu mente y convierte en las preocupaciones reales en objetivos, así no te “machacarán”. Una de las peores características de la preocupación es que destruyen nuestra capacidad de concentración.

3.- Revisa tu talento. ¿En que eres bueno? No focalices tu sentimiento de frustración por lo ocurrido. Revierte ese sentimiento en deseo de realizarte como persona y como profesional. Si te han despedido, no pienses “que putada me han hecho”, piensa “ellos pierden, hay algo mejor para mi esperándome”, ahora búscalo y encuéntralo.

Si te das cuenta, estás convirtiendo esa “zona de pánico” en “zona de aprendizaje”. En esta zona tendrás incertidumbres, sí, pero estas preparándote para el futuro y creando una nueva “zona de confort” adaptada a tu situación actual.

3.- Hemos estabilizado nuestra situación personal y sobre todo mental. Hemos analizado lo que nos preocupa y desechado aquello que nos perjudica y nos impide avanzar. Hemos analizado nuestro talento y preparado un nuevo plan de acción. Nos toca ponernos en marcha.

Gestiona tu vida creando una rutina adaptada a tu nueva situación, con el objetivo claro de lo que quieres hacer y cómo lo quieres hacer. Trata de no dar lástima. La lástima es mala compañera en el crecimiento personal. Focalízate en tus nuevos objetivos, gestiona tu marca personal centrándote en todo lo que puedes aportar, todos tus conocimientos, no busques a la desesperada y ponte en valor lo suficiente como para que se fijen en ti te encuentren.

Revisa tus valores personales, ponlos en valor. El líder mantiene siempre una actitud valiente ante la vida, casi desafiante, convierte una situación de fracaso en aprendizaje. Cada día que amanece es un nuevo día, una nueva vida y solamente tú tienes la oportunidad de vivir la vida que tú quieres. Solo de ti depende de cómo quieres vivirla. Solamente de ti depende tu éxito.

Gabriel Asensi

spot_img
spot_img