Quantcast
viernes, 9 diciembre 2022 20:13
spot_img

Dormir en la mejor restauración de un edificio militar en España

Existen pocos espacios donde la magia te asombre en cada piedra, a cada paso, y es quizás el Hotel Domus Real Fuerte de la Concepción, uno de los mejores ejemplos que tenemos en nuestra península y premiado en 2014 como la mejor restauración de un edificio militar en España.

El hotel se encuentra situado en la provincia de Salamanca, a 11 km al norte de Fuentes de Oñoro, entre el pueblo de Aldea del Obispo al este y la ribera de Turones, que es frontera con Portugal, al oeste, y está enclavado en el propio fuerte, aprovechando en su creación los estragos producidos durante su voladura en la Guerra de la Independencia.

Abandonado a su suerte durante siglos, hemos sido muchos los que hemos navegado entre sus salas abandonadas hasta que en 2006 se inició su restauración y en 2012, abrió al público como hotel.

Un hotel que desde 2014 la UNESCO lo está analizando para convertirlo en Patrimonio de la Humanidad, no es algo frecuente y esa es la magia del espacio, que lo que vamos a sentir, no se encuentra frecuentemente.

La construcción del fuerte se inició el 8 de diciembre de 1663, festividad de la Inmaculada Concepción, de ahí su nombre y era capaz de acoger una guarnición de 1500 infantes y 200 caballos, pero el mal resultado en las batallas, aconsejó su derribo, sin que hubiera pasado un año que se había iniciado la construcción. Posteriormente volvió a ser reconstruido, pero tampoco sin excesiva gloria, y como digo pocos años estuvo el fuerte completo. El 20 de julio de 1810, al iniciar Masséna la invasión de Portugal, el general inglés Crawford, jefe de la División Ligera del Ejército de Wellington, que lo ocupaba, procedió a su voladura sistemática, de acuerdo a las órdenes recibidas de su jefe. El fuerte resultó muy dañado, se derribaron las esquinas de los baluartes y partes de los revellines, resistió al bombardeo y a las minas y su estructura general quedó en pie.

La estancia de un fin de semana es ideal para conocer las fortificaciones vecinas, acercarnos a Ciudad Rodrigo, perteneciente a la Asociación de Los Pueblos más Bonitos de España, y en definitiva, a conocer esta parte de España con los ojos de la historia, mientras estemos despiertos, pero también cuando caigamos rendidos en sus confortables habitaciones.

Un consejo, aprovechar las habitaciones con terrazas surgidas de las explosiones de la guerra de la independencia, es una experiencia única.

http://www.hoteldomusrealfuerte.com/