La Comunidad de Madrid se lava las manos con el abono de transporte y pasa la pelota al “saliente” Pedro Sánchez

Las rebajas en Metro, Renfe y autobuses de la EMT sólo estarán vigentes hasta el 30 de junio, que será cuando los precios se modifiquen. La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado que mantendrá la calma y esperará a las decisiones del Gobierno central, ya que, considera que, “este tema es cosa de dos”.

En septiembre del año pasado, el Gobierno de coalición puso en marcha una reducción de precios del 50% en los abonos del transporte público. De esta forma, el Ejecutivo central asumía un 30% del gasto y las comunidades financiaban el 20% restante. La iniciativa se extendió durante cinco meses, pero en la Comunidad de Madrid se prorrogó durante cinco meses más, aunque con fecha de caducidad: el próximo 30 de junio. La presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, tiene en su mano la opción de darle continuidad a la medida.

Sin embargo, ahora ha decidido esperar por el Gobierno central y un supuesto reelegido Pedro Sánchez a la espera de que se celebren las elecciones generales este 23 de julio. En su momento, Ayuso aprovechó el contexto electoral para impulsar esta medida de carácter social en la capital. Ahora que ha pasado la cita con las urnas, la renovación de los descuentos ya no está tan clara y la presidenta regional ha decidido dejarla en el aire.

Esta iniciativa, que más tarde se amplió hasta el 60%, sirvió en su momento para facilitar el acceso a muchos vecinos al transporte público y para fomentar su uso en el marco del plan de ahorro energético. Parece ser que ahora, a punto de dar el pistoletazo de salida al verano, los madrileños no van a necesitar esa facilidad para acceder al transporte público según las decisiones de la presidenta.

A LA ESPERA DEL GOBIERNO CENTRAL PARA “TOMAR UNA DECISIÓN”

En este sentido, Isabel Díaz Ayuso prefiere no “mojarse” antes de las elecciones y da el testigo al Gobierno central para tomar una decisión sobre la rebaja del 60% del abono transporte. “Bueno, tomaremos decisión acerca del precio del transporte cuando lo haga el Gobierno, teniendo en cuenta que esto era cosa de dos”, ha explicado la presidenta regional en funciones.

Por ello, Ayuso prefiere mantenerse al margen a pesar de estar empezando a causar el caos en las redes sociales con motivo de los precios que se quedarán si no logran tomar una decisión entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno Central.

Muchos usuarios ya han empezado a quejarse a través de sus perfiles de Twitter sobre los precios de las dos zonas y, sobre todo, sobre la labor de Ayuso de bajar estas cifras para seguir permitiendo a la gran mayoría pagar el abono de transporte.

EL ABONO MENSUAL CONSTARÁ DE DOS ZONAS

Ante esto, en el último Consejo de Gobierno regional del año el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso acordó mantener la bonificación del 50% del abono de transporte público, que ha solicitado el Ejecutivo central.

En caso de decaer esta ayuda, el abono mensual de la Zona A para mayores de 26 y menores de 65 volvería a costar 54,60 euros. En la zona de la B1 63,70 eros, de la B2 unos 72 euros y de la B3-C1, un total de 82 euros. En el caso del abono joven, volverá a ser la tarifa plana de 20 euros que ya se había establecido antes del 22 de septiembre.

De suprimirse los descuentos en los títulos de Metro, Renfe y autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), el precio de algunos billetes podría llegar a multiplicarse por tres. Las personas más afectadas serían, sobre todo, las que viven a las afueras de la capital, que son las zonas con las tarifas más elevadas.