Quantcast
domingo, 5 febrero 2023 22:28

Llega, cinco años tarde, la reforma del Palacio de Congresos

La herida que tiene la ciudad en el Paseo de la Castellana, justo frente al Bernabéu, va a comenzar a regenerarse. Con un retraso -según el alcalde Almeida- de cinco años, la reforma del palacio de Congresos al fin arranca. Almeida ha celebrado la “buena noticia”, pero “llega 5 años tarde”.

Eso sí, el Ministerio de Industria, que aún capitanea la socialista Reyes Maroto, suelta el hueso del Palacio de Congresos justo a tiempo para que pueda presumir del desbloqueo la propia ministra, que en unas semanas saldrá del Consejo de ministros para dedicarse de lleno a ser candidata del PSOE a la alcaldía de Madrid.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha celebrado la “buena noticia” de que se haya aprobado “con algunos matices” la licencia para poder empezar a construir el edificio B del Palacio de Congresos de la Castellana, aunque “llega 5 años tarde”.
Así lo ha remarcado el regidor en Fitur tras el anuncio de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, quien ha explicado desde la misma Feria que ayer se reunió la Comisión de Patrimonio, CIPAHN, y aprobó “con algunos matices” la licencia.
“Maroto se encontró con un proyecto hecho y que iba a poder ser objeto de licitación inmediato”, ha aseverado el regidor en alusión al cambio de Gobierno que se produjo tras la moción de censura de junio de 2018 que desbancó a Mariano Rajoy como presidente de España y situó al PSOE y Pedro Sánchez en La Moncloa.
Entiende Almeida que no hay que hacer “ejercicios de triunfalismo” en una infraestructura que ha sido “largamente reclamada” tanto por el sector turístico como por el Ayuntamiento.
“El Ayuntamiento no ha agotado los plazos. Dijimos que lo haríamos con la máxima celeridad, conscientes de su beneficio, pero llega cinco años tarde”, ha zanjado el alcalde.
Maroto, por su parte, ha destacado el “gran esfuerzo presupuestario” que se ha realizado en este proyecto con, 20 millones de euros comprometidos, a la espera de “los últimos flecos” y la licencia del Ayuntamiento de Madrid.