Quantcast
domingo, 5 febrero 2023 11:26

Los municipios de la Sierra, “superados” por la nieve a pesar de las advertencias

La llegada del nuevo año ha supuesto, tanto a nivel nacional como en la Comunidad de Madrid, el comienzo de una verdadera ola de frío polar. Y es que la llegada de las borrascas Gérard y Fien ha hecho que gran parte de la geografía española se haya visto envuelta en las últimas horas en oleadas de viento, hielo y nieve. Una situación que parece haber desbordado a la Sierra madrileña, a pesar de que los servicios meteorológicos nacionales y autonómicos advertían hace días de esta posible situación de frío extremo en la región.

A pesar de que el invierno comenzaba, de forma oficial, en el pasado mes de diciembre, lo cierto es que las temperaturas que acompañaban a los últimos días de 2022 parecían más un otoño tardío que un invierno helador. Algo que cambiaría con la llegada de 2023, tal y como apuntaban los expertos.

Así pues, muchos han sido los informes meteorológicos que han advertido que la llegada de las borrascas Gérard y Fien a España provocarían un fuerte temporal invernal; el primero del año. Tanto es así, que expertos de la AEMET llegaban a asegurar que se podría ver nieve incluso al nivel del mar.

“Los acumulados de nieve que vamos a ver en las próximas horas son inusuales por la cantidad de nieve que se va a acumular” destacaban fuentes expertas a diferentes medios de comunicación como la cadena SER. Unas previsiones de viento y nieve que hacían que la AEMET activara durante esta semana diversos avisos de riesgo ante la llegada del frío polar.

LA SIERRA, “COLAPSADA” POR LA NIEVE

Unas advertencias que se repetían en los últimos días, señalándose desde diferentes agencias y autoridades meteorológicas que la península ibérica sufrirá, en este mes de enero, una brutal ola de frío polar, que se traducirá en grandes caídas de nieve y fuertes vientos en los próximos días. Advertencias que, sin embargo, parecen no haber sido escuchadas por los principales municipios de la Sierra madrileña.

Así pues, este martes de madrugada, y miércoles por la mañana, comenzaban las copiosas caídas de nieve en la Sierra madrileña, junto a un frío helador que provocaba placas de hielo en algunas zonas de carretera. Unas previsiones meteorológicas que se cumplían… pero que no se correspondían a las previsiones de movilidad de los municipios del norte de la Comunidad de Madrid.

Y es que, con gran asombro y preocupación, vecinos de la Sierra, en conversaciones con el Qué!Madrid, han observado cómo la preparación de las calzadas y carreteras ante la llegada de las borrascas brillaba por su ausencia. Algo que provocaba que, este miércoles por la mañana, el colapso de las carreteras de la Sierra fuese casi absoluto, con atascos, accidentes y placas de hielo que dificultaban la movilidad de coches y camiones. Eso sí, mientras trabajadores públicos comenzaban a echar sal. Mejor tarde que nunca.

Una situación que también movilizaba a las distintas fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Especialmente, a la Guardia Civil, cuyos agentes se afanaban en intentar mantener el control de las carreteras en plena nevada. Eso sí, mostrando su agobio y preocupación, llegando a increpar a los conductores que circulaban por las carreteras de la sierra por la velocidad, que en ningún caso se acercaba al límite establecido para la circulación por las vías de montaña.