Quantcast
lunes, 30 enero 2023 8:59

La gran revolución del termoformado

Quizás, hablar de termoformado puede resultar algo desconocido, pero, según se descubre más sobre esta técnica y las posibilidades que ofrece, más idónea es para un negocio.

Pero, ¿qué es realmente la técnica del termoformado o del termoconformado? Es una técnica de moldeo que se utiliza a la hora de crear una gran variedad de productos. El proceso consiste en calentar una lámina de un termoplástico, como puede ser el PET o PVC, con un radiador, para que sea fácil de moldear y se vuelva mucho más plástica, más moldeable. A continuación, se pone la lámina sobre un molde (con el diseño final), que puede ser de aluminio, madera u otros materiales, impregnándola y produciendo una burbuja. Una vez se acaban estos procesos, se troquela o corta la lámina termoformada para separarla en envases o productos individuales. 

Todo el proceso se realiza en máquinas específicas, llamadas termoformadoras. Son máquinas semiautomáticas, en las que se consigue directamente el producto final, por lo que no es necesario llevar a cabo ningún tipo de procesamiento posterior. 

¿Qué materiales se usan para el termoformado? Pues existen una gran diversidad de materiales qué se pueden emplear dentro de los denominados termoplásticos. Estos tipos de materiales son aquellos que, a temperaturas altas, se vuelven flexibles y manipulables. Sin embargo, cuando se vuelven a enfriar se endurecen (aunque siguen siendo ligeramente flexibles). Algunos de estos son el PET, PET-G, ABS… a los que a veces también se les añade una gran diversidad de materiales, como puede ser una lámina de aluminio para conseguir distintos acabados, como es el caso de los blísteres farmacéuticos de pastillas, por ejemplo.

Llegados a este punto, qué se puede hacer mediante esta “gran revolución”. Lo cierto es que esta técnica puede resultar muy útil en una gran variedad de áreas como la escolar (estuches, fundas, blíster…), la cosmética (empaques para góndolas, bandejas exhibidoras, cajas en acetato, probadores de maquillaje…), en la industria del empaque y embalaje… entre muchos otros. 

Frente a otros métodos, las ventajas de emplear la técnica del termoformado son varias: los precios de los moldes son mucho más económicos, es un método muy adaptable permitiéndote cubrir y amoldarte a las necesidades de cada cliente, los tiempos de producción son considerablemente más cortos que con otras tecnologías, los resultados son de gran calidad y se pueden adecuar a lo que se necesite variando su color y acabado. 

En Dos Por Dos Grupo Imagen llevan trabajando con esta tecnología desde hace años, siendo uno de los pioneros en implantarla en Canarias, con el equipo y el conocimiento de haber trabajado para clientes como Lopesan. Hacen realidad un producto o idea por medio del termoformado, sin cantidades mínimas ni complicaciones. Ellos se encargan de todo. Los interesados pueden echar un vistazo a su web.

La gran revolución del termoformado La gran revolucion del termoformado