Quantcast
viernes, 3 febrero 2023 8:07

El osmio, un metal precioso escaso

El osmio es uno de los 8 metales preciosos de la tabla periódica y es el más escaso de todos. Esta situación también se ve agravada drásticamente por la disminución de las reservas en todo el mundo. El osmio se obtiene al separarse del mineral de platino por medio de un proceso físico-químico muy complejo. Por cada 10.000 toneladas de mineral platino, se obtienen tan solo unos 30 gramos de osmio, lo que explica su elevado valor.

En la actualidad, se producen aproximadamente 1.000 kg anuales de osmio, de los cuales solo 120 están disponibles para cristalización. El osmio, una vez cristalizado, es completamente inofensivo para la salud.

El Instituto Español del Osmio, encargado de introducir este metal precioso en el mercado español, explica algunas de sus particularidades, teniendo en cuenta su uso en el sector de la joyería.

Características del osmio

El osmio cristalino tiene un valor que en la actualidad supera ya en 30 veces el valor del oro, siendo así el metal más caro del mundo. Las piezas de osmio cristalino ocupan muy poco espacio, por lo que son fácilmente transportables. Sus cristales tienen un brillo inigualable color azul acero, el cual a la luz solar puede visualizarse a una distancia mayor a la de un brillo producido por un diamante. La luz se refleja ininterrumpidamente en su superficie, como si de pequeños espejos se tratase, por lo que es muy demandado para fabricar joyas de lujo.

La estructura cristalina de un milímetro cuadrado de osmio puede reconocerse con más fiabilidad que una huella dactilar, haciendo de este metal una pieza completamente infalsificable.

El osmio dispone de un código de identificación único y una certificación que garantizan su autenticidad ante cualquier entidad y revisión especializada. Una vez cristalizado, el osmio es completamente inofensivo para la salud y su pureza supera el 99,9995 %. Por este motivo, muchas personas han decidido coleccionar piezas de osmio y algunos se han preocupado por adquirir piezas de joyería fabricadas con este material.

Osmio en la joyería

En la orfebrería, el osmio suele utilizarse como adorno en collares, pendientes o anillos, combinando su textura y brillo con otros metales, como el oro, la plata o el platino.

Los interesados en adquirir piezas de osmio o comercializar con este metal, solo deben contactarse con los asesores del Instituto Español del Osmio y consultar las facilidades de compra que esta compañía tiene para ofrecer.

El instituto ofrece osmio cortado en formas predeterminadas como corazones, estrellas, letras o números, pero también cuenta con piezas en barras o discos, las cuales puede cortarse posteriormente en piezas más pequeñas utilizando un proceso de electroerosión por alambre.

El Instituto Español del Osmio espera que cada vez más personas se interesen por adquirir, coleccionar o distribuir este metal precioso, de tal manera que se dinamice su mercado en España, tal y como ya ha ocurrido en otros países, como Alemania, Suiza o Austria.

El osmio, un metal precioso escaso El osmio un metal precioso escaso