Quantcast
domingo, 5 febrero 2023 21:56

Reproches y cada cual por su lado en Madrid, el gris Día para eliminar la Violencia contra la mujer

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer ha vuelto a ser el escenario de una batalla, solo dialéctica, Palacio de Cibeles. Las insalvables diferencias en la materia entre grupos como Vox, Más Madrid, PSOE, PP o Ciudadanos, convierten las palabras de cada representante en este día en un carcaj cargado de flechas hirientes. Tanto, que el motivo de reunirse parece desvanecerse. Este año, la disputa entre una diputada de Vox y la ministra Irene Montero ha acabado de cargar de veneno cada dardo que se han lanzado los grupos. Los reproches entre Rita Maestre (Más Madrid) y Pedro Fernández (Vox), han sido los más llamativos

Por motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se celebran en Madrid muchos actos y manifestaciones pero por lo que se ve cada político madrileño lleva su lucha de manera individual. Una lucha nacional que a las puertas de las elecciones los políticos prefieren llevárselo a su terreno.

La finalidad de este día es visibilizar la violencia contra las mujeres y niñas a nivel mundial. De manera que se pretende fomentar la ejecución de políticas por parte de las naciones del mundo para la erradicación de la violencia de genero, brindar apoyo y generar conciencia sobre lo que sufren las víctimas.

Los orígenes de esta conmemoración se remontan a los años 80, cuando militantes y activistas en favor del derecho de las mujeres honraban la memoria de las hermanas MirabalSímbolo de la resistencia feminista popular, las hermanas Mirabal, conocidas como las Mariposas, forman un movimiento de oposición directa contra la dictadura de Rafael Trujillo en la República Dominicana.

El 25 de noviembre de 1960, las hermanas son asesinadas. La queja popular y las manifestaciones acaban derrocando la dictadura que se vivía en esos años. De esta manera, empieza una lucha que sirve para que se eleve la conciencia pública, y se eliminen todas las formas de violencia contra las mujeres.

CADA UNO A SU ACTO

Este año, parece que los políticos han decidido hacer su lucha por separado y de manera individual pese a ser una lucha nacional y “de todos” donde lo más destacable de estas manifestaciones es la unión de todo el mundo por un mismo fin, como es la violencia a las mujeres.

Como es habitual, Ayuso y Almeida acudieron a actos separados. La Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, presidió el acto institucional en defensa de los derechos de las mujer en Irán con motivo de la celebración del 25N. Un acto que se emitió en directo en Youtube y en las redes sociales.

En el acto celebrado por Ayuso, recibieron por un lado, a la directora del Centro Ayaan Hirsi Ali, Concha Méndez, cuya institución ayuda a mujeres victimas de violencia y en riesgo de exclusión social. Y, también al jefe de la Unidad de Quemados del Hospital publico Universitario de La Paz, José Ramón Martínez Méndez, por su atención a Ryma Anane, ingresada con quemaduras del 70% tras rechazar una propuesta de matrimonio.

Por el otro lado, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, junto con la vicealcaldesa, Begoña Villacís, participaron en otro acto institucional con motivo de este día internacional. Un acto donde previamente los representantes municipales guardaron un minuto de silencio por todas las víctimas de violencia de género en la Plaza de Cibeles.

LA POLÉMICA DE IRENE MONTERO

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha creado una gran polémica debido a las reducciones de condena que esta acarreando la Ley del sí es sí. De manera que, las feministas se ven “divididas” tanto en el 8M como en el acto del 25N.

Se dividieron entre las feministas clasistas, los grupos feministas que están en desacuerdo con algunas de las medidas de la ministra, y por otro lado, las aliadas con Podemos, defensoras de la Ley TRANS, y ahora, de la Ley del sí es sí.

Critican las deficiencias de Irene Montero, que se han demostrado en la ley del sí es sí y advierten que la ley presenta rebajas de penas para los delitos contra la libertad sexual. “necesitamos leyes que realmente protejan a las mujeres” han lamentado los grupos feministas.