Quantcast
miércoles, 7 diciembre 2022 9:21

Ayuso se quita la careta este Halloween: dará becas a familias que ingresan más de 100.000 euros

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha mostrado sus preferencias y tiene previsto invertir 163 millones de euros en el próximo curso para financiar los estudios en centros privados. Lo más importante: becas para familias que ingresan más de 100.000 euros.

Según las acciones que llevan a cabo las personas se dejan entrever matices del pasado que siempre los acompañan. Parece ser que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, está pasando por esta situación. Ha decidido dejar de esconder sus ideales más criticados y ha apostado por incrementar un 28% los fondos destinados a becas para estudiar en centros privados. A estas ayudas optan familias que ingresan más de 100.000 euros.

Si se hace hincapié en la media de ingreso de los españoles, se ve claramente que muy pocos alcanzan los 100.00 euros anuales. Sin embargo, Ayuso ha decidido apostar por los que más tienen para ofrecerles una ayuda extra.

A pesar de que necesita recabar el apoyo de Vox para aprobar las cuentas públicas, la documentación que ya se ha enviado a la Asamblea referente a 2023, ya asienta las bases para el próximo curso. Se aumentará de 127 a 163 millones la partida de de dinero público para financiar los estudios de más de 62.000 estudiantes. Se hará en cuatro enseñanzas no obligatorias a cursar en centros privados (Infantil, Bachillerato y Formación Profesional de grado superior y medio).

Esta situación va a provocar que el presupuesto recogido en las cuentas de 2023 para todas las ayudas educativas, que incluye las becas comedor, transporte o acceso a libros, se disparará por encima de los 260 millones de euros.

MADRID, LA ÚNICA COMUNIDAD QUE OFRECE BECAS SIN CRITERIO DE NOTAS

El programa para becas en centros privados lleva en el centro de la polémicas desde que en el mes de julio Isabel Díaz Ayuso puso sobre la mesa esta propuesta. De cara al próximo curso, 2023-2024, la Administración no aclara si modificará los parámetros para restringir las ayudas a familias con menos recursos económicos.

Algo que carece de sentido ya que, según la presidenta de la capital, quiere ayudar “a los que menos tienen con estas becas”. Lo que queda claro es que está haciendo justamente lo contrario.

La Administración no ha detallado todavía si se introducirá el requisito de excelencia académica del alumno para optar a las becas, como planteó el pasado verano el vicepresidente y consejero de Educación y Universidades, Enrique Ossorio. Incluso, no ha explicado si Madrid dejará de darlas exclusivamente para centros privados, lo que convierte a esta región en una excepción en toda España.

Además, pone en el punto de mira una vez más a Isabel Díaz Ayuso por dirigir su ayuda exclusivamente a la sociedad con un nivel económico alto, a pesar de mantener que quiere ofrecer ayuda ” a los que menos tienen”.

EL SENADO NO HA PODIDO IMPEDIR LAS “BECAS GOURMET”

La polémica que ha creado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de dar becas para centros privados a familias hasta 100.000 euros de renta anual, ha llegado hasta la Cámara alta.

En su momento, el Senado aprobó una moción por la que se instó al Gobierno a poner en marcha medidas que garanticen el mantenimiento del principio de equidad en la concesión de becas educativas. Sin embargo, el Gobierno de Ayuso no ha establecido ninguna medida ni solución a esta moción.

A pesar de que el Senado ha querido evitar que se traten como “becas vinculadas a la igualdad de oportunidades” los “cheques escolares”, la presidenta de la capital se ha salido con la suya. Incluso no ha logrado dejar de contabilizar como becas este tipo de cheques. Ha quedado claro que esta iniciativa del PSOE no ha logrado su cometido de querer ayudar a la economía de las familias con una renta baja.

Ahora Ayuso muestra su cara real a los madrileños y opta por ayudar a las familias de clase media en lugar de favorecer a los ciudadanos que menos tienen en la capital. Sin becas para educación, sin bonos de alquiler con requisitos asequibles y sin horarios flexibles, a las familias de clase baja les será imposible prosperar en un Madrid controlado por la ambición y el capitalismo de Ayuso.