Quantcast
jueves, 8 diciembre 2022 14:18

Carla Antonelli evidencia la ruptura interna del PSOE con el sector LGTBi y la Ley Trans

Durante la mañana de ayer, Carla Antonelli, la reconocida actriz, política y activista transexual socialista, anunciaba la renuncia de su militancia al partido al que llevaba 45 años ligada. Su renuncia y la ampliación del PSOE hasta diciembre para poder hacer enmiendas en la Ley Trans evidencia de una manera muy clara la tremenda ruptura que tiene el PSOE en la Comunidad de Madrid, con unas elecciones a la “vuelta de la esquina” que “no pintan nada bien”. Esta decisión de Antonelli tiene una doble lectura: por un lado podemos interpretar que ha salido derrotada de esta batalla contra su propio partido, y otra el aumento de la presión que sigue ahogando al PSOE en la comunidad, es decir, una “victoria muy enrevesada” para la activista transexual.

45 AÑOS DE MILITANCIA DE CARLA ANTONELLI QUE YA HABÍAN LLEGANDO DEMASIADO LEJOS

La batalla que ha estado librando la canaria con su partido y con la oposición durante estos últimos años le ha hecho estallar por completo. En la mañana de ayer, Carla Antonelli anunciaba su “ruptura definitiva” con el partido que ha estado defendiendo estas últimas décadas. Fue diputada de la Asamblea de Madrid hasta el año pasado, cuando estuvo también apunto de dar la última despedida al PSOE. Sus diferencias con la tramitación de la Ley Trans “han colmado el vaso” por completo, y parece ser que ya no hay vuelta atrás. Esta decisión está enmarcada en el gran debate interno en las filas socialistas en torno a la norma la decisión del propio grupo de solicitar una nueva ampliación de los plazos de enmiendas.

En su propia cuenta de Twitter, Carla Antonelli aseguraba que “fui, soy y seré socialista, donde quiera que esté y cual sea el ámbito de la vida” por lo que reconoce que le produce un “inmenso y profundo dolor dejar a la formación política para la que ha pedido el voto desde hace 45 años”. La canaria ha explicado que no lo hizo “cuando se inició este delirio y odio desatado en contra de los derechos de las personas trans hace ya dos años y medio” y sí ahora porque “hay gotas que colman los vasos llenos y a punto de rebosar”. En el mismo tweet ha indicado que no tomó antes la decisión porque “había que pelearlo hasta que fuera Ley, al igual que hice en 2007 con la norma primigenia de Identidad de Género”.

Carla Antonelli

MÁS PRESIÓN PARA UN PSOE QUE LO ÚLTIMO QUE NECESITA ES LA PRESIÓN

Esta ruptura de Carla Antonelli con el PSOE de Madrid evidencia aún más los malos pronósticos que tiene el partido para las próximas elecciones de mayo. A pesar de que Lobato está haciendo todo lo posible pateándose todos los municipios e intentando detractar de muchas maneras a Ayuso, nada indica que la madrileña vaya a perder su puesto. Ni el entramado de las víctimas de las residencias de la comunidad que dejó la pandemia va a ser suficiente para arrebatarle a Díaz Ayuso su presidencia. Y todos estos actos que siguen “manchando” al PSOE no ayudan a remar a favor de todo el partido.

Es por esto que todas las encuestas siguen previendo que la caída de la izquierda en las elecciones va “viento en popa”. Es muy probable que Unidas Podemos y PSOE no mejoren sus resultados en relación a los últimos comicios y, como no, el PP se vea favorecido rozando ya la mayoría absoluta, y soñando despiertos con revalidar su puesto en la Asamblea. Los únicos beneficiarios de esto sería Más Madrid, con Mónica García a la cabeza, que sí es muy probable que salga mejor parado que en sus últimos resultados. A propósito o no, Carla Antonelli ha vuelto a sembrar otro pequeño caos dentro de un PSOE, que lo último que le hace falta ahora mismo es más presión y polémicas.