Quantcast
miércoles, 7 diciembre 2022 9:55

Las obras culpables del fallecimiento del niño de Alcorcón

La tarde del jueves 6 de octubre se desataba la tragedia en la localidad madrileña de Alcorcón, cuando se vislumbraba una terrible humareda en el número 45 de la calle Oslo. Se había producido una explosión de grandes magnitudes causada por unas obras que estaban realizando en un local anexo al edificio. Hubo decenas de intoxicaciones por inhalaciones de humo y lamentablemente falleció un menor de 5 años.

La madre del fallecido y su hermano, un bebé de nueve meses se encuentran heridos de gravedad, según informan desde fuentes de la policía municipal.

El padre de los afectados gritaba de manera ensordecedora, reclamando ayuda y tuvo que ser atendido por las fuentes de emergencias, así como por los equipos psicológicos. Las investigaciones apuntan que la explosión se debe a un fallo grave en las obras en uno de los bajos del local comercial del edifico en el que vivía la familia.

Hasta 15 residentes del número 45 de la calle Oslo tuvieron que ser atendidos por este suceso. Sobre las siete y cuarto de la tarde, la densa humareda se hacía con los soportales del edifico y subía hasta los pisos más altos. El fuego ascendía desde el local hasta el interior del edificio. El jefe de bomberos, Raúl Esteban detalló que el material que se estaba empleando para la obra había imposibilitado conocer el incendio antes.

Cuando los bomberos llegaron al local, ya era imposible controlar el fuego. “Estaba bastante desarrollado” según fuentes oficiales. La mayoría de vecinos fueron desalojados y se mantuvieron a la espera de conocer el estado de sus viviendas. Hasta las diez de la noche, los bomberos no permitieron acceder a los residentes en el edificio, otros fueron trasladados a hoteles.

La investigación se encuentra en curso actualmente. La policía apunta que el local está calcinado completamente. El olor a gas continúa por la zona y por desgracia una familia se ha roto de manera irreversible.

ÚLTIMA HORA

La policía señala veinticuatro horas después que no se había producido ningún escape de gas que desencadenará la explosión. Las autoridades señalan una chispa como “culpable” de que se prendiese el material que provocó el incendio desmedido.

Continúan llegando informaciones sobre los afectados, los cuales se multiplican. Los sanitarios además atendieron a ocho vecinos con pronóstico moderado y a varios más de carácter leve, todos por intoxicación por inhalación de humo, que fueron dirigidos a diferentes centros hospitalarios contiguos. Incluso, dos bomberos que participaron en las labores de extinción tuvieron que recibir asistencia sanitaria, aunque estos han sido ya dados de alta.

La delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Mercedes González, ha apuntado que todo indica a que el incendio se originó por a un “trágico accidente” en una obra en la que “había materiales muy inflamables” y se produjo “un incendio con muchísimo humo, muy oscuro, y desgraciadamente fue todo muy rápido”.

La alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, ha destacado que los vecinos de tres portales afectados por el incendio, los portales 1, 2 y 3, han sido realojados en un hotel cercano a la localidad hasta que puedan regresar a sus viviendas, aunque se considera que a lo largo de la tarde, del viernes, parte de ellos pudieran entrar en sus viviendas.

Según ha indicado la alcaldesa, se trata de pisos muy nuevos de protección oficial que han sido entregados a sus propietarios a lo largo de este año. “Tenía sus licencias, era nueva. Vamos a comprobar ahora toda la documentación y colaboraremos con la investigación policial”, ha dicho a los medios de comunicación. Estas declaraciones evitan arrojar cualquier teoría acerca de una posible negligencia