Quantcast
martes, 27 septiembre 2022 3:29

El Ayuntamiento de Tres Cantos deja los “grifos abiertos” en plena sequía

España atraviesa, en muchos puntos de su geografía, una complicada sequía prolongada. Algo que no parece preocupar al Ayuntamiento de Tres Cantos. Y, en concreto, a la Casa de la Cultura, donde los grifos se abren todos los días, derrochando litros de agua, para evitar dar a conocer el cuestionable estado de la fontanería del edificio.

Sin duda, la falta de lluvias está afectando a todo el territorio nacional. Algo que queda confirmado a través de los informes públicos presentados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Así pues, según los datos, buena parte de la geografía española está sufriendo una complicada sequía prolongada.

Situación que se agravaba este verano con las fuertes olas de calor vividas en el país, y que, en algunos lugares, obligaba a los vecinos a sufrir cortes de agua en sus casas. Evidencias de sequía ante las que las administraciones, una vez más, han pedido responsabilidad a los ciudadanos, evitando el derroche de este bien líquido tan preciado. Sin embargo, esa “responsabilidad” no parece estar presente en todos los lugares por igual.

LOS GRIFOS DE LA CASA DE LA CULTURA DE TRES CANTOS

Así pues, tal y como ha podido saber este diario, el derroche de agua parece haber sido la solución, al menos de manera temporal, para los problemas de fontanería de la Casa de la Cultura de Tres Cantos. Un edificio que ha cumplido 25 años en el municipio, pero que parece estar presentando “síntomas” de los años transcurridos.

En concreto, en su fontanería. Y es que, tal y como ha podido saber este diario, lo cierto es que, durante las primeras horas del día, la grifería de la Casa de la Cultura de Tres Cantos parecía se convertía en un problema para el edificio y sus usuarios.

Un problema que consistía en que el agua que pasaba por el sistema de tuberías del edificio salía del grifo de un color amarillento. Un color extraño y que, sin duda, daba lugar a las sospechas de que algo iba mal con el sistema de agua del edificio.

Color amarillento que, según los expertos, podría producirse debido a la oxidación del hierro presente en grifos y tuberías. Una oxidación leve que se produce al contacto continuado de este material con el agua, y ofrece al líquido este peculiar color. Algo que, inicialmente, no es tóxico, aunque haga menos “apetecible” su consumo.

LA “SOLUCIÓN” DEL AYUNTAMIENTO

Una complicada situación que, tal y como han deslizado fuentes cercanas al Ayuntamiento del municipio a este diario, fue solucionada por el Consistorio, al menos inicialmente, con una medida poco “respetuosa” con el medio ambiente. Y, desde luego, poco responsable de cara a la sequía que se vive a nivel nacional.

En concreto, y según fuentes, al conocer esta situación, el Ayuntamiento de Jesús Moreno habría dado luz verde a que, durante las primeras horas de la mañana, los grifos de la Casa de la Cultura fuesen abiertos durante unos minutos. Un tiempo suficiente para que el agua dejase de presentar este color oxidado, y volviese a tener el color esperado por los tricantinos.

“Solución” ofrecida a la Casa de la Cultura que, sin duda, ha dado más tiempo al Ayuntamiento de Tres Cantos para buscar una solución a este problema. Pero que, sin embargo, ha hecho derrochar miles de litros de agua potable, con la intención de evitar que los tricantinos se preocuparan por el mantenimiento del edificio público. Miles de litros de agua que, sin duda, son ahora más que nunca necesarios en el país. Pero que han sido directamente desechados por el Ayuntamiento del municipio, que parece preferir gastar agua a reconocer que los años pasan. También para la Casa de la Cultura.