Quantcast
lunes, 26 septiembre 2022 20:19

Enrique Ruiz-Escudero y David Pérez, el “dream team” para que pases menos calor en el Metro de Madrid

Tras más de dos años de pandemia por el coronavirus, las restricciones frente al Covid-19 parecen ya casi extintas en todo el territorio nacional. Algo que no sucede en los transportes públicos madrileños, lo que supone que los usuarios sigan teniendo que utilizar mascarilla protectora en sus traslados. Una situación que en el Metro de Madrid empeora las temperaturas a las que están sometidos los viajeros del suburbano, agotados en su lucha contra la falta de adecuada climatización.

Durante más de dos años, y en especial en los primeros meses de la pandemia, los ciudadanos madrileños han tenido que vivir con multitud de restricciones, destinadas a acabar con los altos números de contagio. Restricciones que, gracias a la vacuna contra el Covid-19 y a la caída de la incidencia, han ido “levantándose” desde hace más de un año.

Sin embargo, aún queda una de las restricciones más “molestas” para los ciudadanos. El uso de las mascarillas. Y es que, a pesar de que éstas ya no son obligatorias en muchos espacios públicos, lo cierto es que aún siguen siendo necesarias en la vida cotidiana de muchos madrileños. En especial, aquellos que utilizan el transporte público. Y es que farmacias, espacios sanitarios y transporte público siguen manteniendo la obligatoriedad de las mascarillas en sus instalaciones.

DESDE SANIDAD APUESTAN POR ACABAR CON LAS MASCARILLAS

Unas mascarillas que podrían estar cerca de desaparecer; al menos, en el transporte público de la Comunidad de Madrid. Y es que ha sido el propio consejero de Sanidad del Gobierno regional, Enrique Ruiz-Escudero, quien ha asegurado que ya no quedan motivos para seguir manteniendo el uso de estos elementos protectores en lugares como el Metro de Madrid.

Así pues, el consejero popular ha destacado ante los medios de comunicación que el uso de las mascarillas en el transporte público “no tiene sentido”. Palabras con las que Escudero ha defendido que lo importante sería ahora reforzar “la protección de los más vulnerables”, liberando así las restricciones a los ciudadanos madrileños.

“Espero que tomemos esta decisión, y la tomemos cuanto antes” ha destacado Enrique Ruiz-Escudero, según recoge 20Minutos. Unas afirmaciones que, nuevamente, contradecían las decisiones tomadas desde el Ministerio de Sanidad, donde Carolina Darias reafirmaba la obligatoriedad de las mascarillas. Una obligatoriedad que, para la Comunidad de Madrid, sólo sería exigible a aquellos que estén contagiados, y vayan a hacer uso del transporte público madrileño.

LA “SOLUCIÓN” A LA CLIMATIZACIÓN DEL METRO DE MADRID

Una petición de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que podría acabar provocando que se tome la definitiva decisión de acabar con las mascarillas en los transportes públicos madrileños. Algo que, sin duda, supondría un gran alivio para todos sus usuarios. En especial, para los usuarios del Metro de Madrid.

Y es que, a pesar de que las temperaturas en Madrid han descendido con respecto a las cifras registradas este verano, el calor aún sigue afectando a las calles madrileñas. Pero, en especial, al suburbano, donde las temperaturas en andenes y trenes siguen siendo exageradamente altas.

Algo de lo que se siguen quejando miles de usuarios día tras día, siendo muchos los que lamentan que el sistema de climatización del Metro siga sin funcionar correctamente. No, al menos, adaptado a las necesidades físicas de los viajeros. “La de poner el aire acondicionado en el metro no se la saben” critica una usuaria en las redes sociales. “Metro de Madrid, ¿nos queréis matar? Aire acondicionado, por favor, hace mucho calor en los vagones de L1 sentido Valdecarros, vagón R2651 Está mañana igual” critica otro. Como ellos, decenas de críticas se acumulan cada hora contra el aire acondicionado en el Metro de Madrid.

Un calor que se mantiene desde hace meses, y que sigue sin solución desde el departamento que gestiona el suburbano. Calor de los usuarios que, sin duda, podría verse ligeramente aliviado con la eliminación del uso de las mascarillas.