Quantcast
lunes, 26 septiembre 2022 21:45

El gran secreto que “esconde” la Fuente de Cibeles

La ciudad de Madrid no sólo es gastronomía, o política. También es una ciudad en la que la cultura y la historia tienen un papel fundamental. Incluso en sus calles donde, a simple vista, todos sus visitantes pueden empaparse de la historia viva, no sólo de la ciudad, sino del mundo entero. Historias de las calles de Madrid que llegan a sorprender a los propios ciudadanos de la capital, como es el caso del gran “secreto” de una de las grandes diosas de la capital. La diosa Cibeles, la “patrona” del Real Madrid en la capital.

Sin duda, uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad de Madrid, y de visita obligada para los turistas, es la fuente de Cibeles. Monumento, frente al Ayuntamiento de Madrid, que a pocos deja indiferente desde su ubicación.

Una imagen, realizada en mármol cárdeno, que muestra a la diosa Cibeles sobre un carro tirado por dos leones, que representan a los personajes mitológicos Hipómenes y Atalanta. Imagen que, sin duda, se ha convertido en uno de los lugares emblemáticos de Madrid. Tanto, que fue protegida durante la Guerra Civil, con la suerte de que fue conservada hasta nuestros días.

Sin embargo, desde su “nacimiento” entre 1777 y 1782, la fuente de la Cibeles, y la propia diosa, guardan un secreto. Un secreto que la acerca a otro de los claros monumentos de la ciudad de Madrid, y con el que, a su vez, tiene una gran rivalidad. La fuente del dios de los océanos, Neptuno.

CIBELES Y NEPTUNO, HERMANADOS Y ENFRENTADOS EN MADRID

Así pues, conocido es que la Cibeles es la “patrona” del equipo de fútbol del Real Madrid. Un monumento hasta el que se acercan los jugadores del club blanco a rendir homenaje cuando tienen grandes victorias que celebrar, como se pudo comprobar en las últimas celebraciones de la Champions League en la capital española.

Por su parte, Neptuno es el patrón del equipo “rival” del Real Madrid en la capital española, el Atlético de Madrid. Un lugar donde los rojiblancos acuden a celebrar sus victorias, y que se encuentra muy cerca de la plaza Cibeles, la gran “enemiga” de los del Metropolitano.

Sin embargo, más allá de esta rivalidad entre clubes de fútbol, lo cierto es que hay mucho más que une a estos dos monumentos que lo que los separa. Y sobre todo, muchos años que convierten a estas dos estatuas y plazas en “hermanas”.

Y es que, aunque pocos madrileños lo sepan, lo cierto es que la fuente de Cibeles y la fuente de Neptuno comparten “padre”. Al menos, en el terreno artístico. Así pues, fue el arquitecto Ventura Rodríguez quien diseñó, entre otros monumentos y edificios madrileños, ambas fuentes, tanto la Cibeles como Neptuno. Algo que, sin duda, une a ambos dioses, más allá de la rivalidad de sus aficiones.

DISEÑADA PARA “VIGILAR” LOS JARDINES DE LA GRANJA

Actualmente, la diosa Cibeles es contemplada en uno de los paseos más conocidos y admirados de todo Madrid, junto al paseo del Prado, y muy cera de otros emplazamientos como la Puerta de Alcalá, o su propio “hermano”, la fuente de Neptuno. Una localización en la que la Cibeles puede presumir de que cada una de sus esquinas la una a cuatro barrios distintos de Madrid.

Sin embargo, esta localización no fue el lugar escogido inicialmente para albergar a la diosa. Y es que esta espectacular obra de arte de mármol fue diseñada para adornar los Jardines de la Granja de San Ildefonso, en Segovia.

No fue hasta la remodelación del rey Carlos III en Madrid, durante la segunda mitad del siglo XVIII, que la Cibeles ocupó su actual lugar, junto al Palacio de Buenavista, desde donde miles de madrileños y turistas disfrutan de su imagen día tras día.