Quantcast
jueves, 6 octubre 2022 16:35

Los “haters” de Ayuso se quedan sin ideas: la natalidad, su nueva e irrisoria arma arrojadiza

Isabel Díaz Ayuso es, sin duda, toda una celebridad dentro de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, esta popularidad de la presidenta madrileña no siempre acaba un “trago dulce” para la popular. Menos aún, en el caso de las polémicas que envuelven a su vida personal. Algo que parece no preocupar a sus detractores, que no han dudado en aprovechar la caída de la natalidad en el país para cargar duramente contra la vida personal de la presidenta popular.

Hablar de la política actual de la Comunidad de Madrid es hablar, sin duda, de la presidenta Isabel Díaz Ayuso. Y es que la popular ha conseguido convertirse en una pieza fundamental de la política madrileña. Una relevancia en la región que, además, está acompañada del apoyo de gran parte de la población de la capital española.

Así pues, si bien la popular conseguía “teñir de azul” el mapa madrileño en 2021, las encuestas de las elecciones autonómicas de 2023 muestran que Ayuso cuenta con el apoyo de más del 50% de los madrileños. Un éxito, sin duda, provocado por su gestión, principalmente durante los momentos más duros de la pandemia.

Sin embargo, ni siquiera este éxito rotundo en las encuestas pueden hacer que Isabel Díaz Ayuso se “libre” de las críticas de sus detractores. “Haters” de la presidenta popular que han aprovechado las redes sociales para atacar a Ayuso, incluso, con un tema tan delicado y personal como es la maternidad.

ISABEL DÍAZ AYUSO MUESTRA SU PREOCUPACIÓN SOBRE LA NATALIDAD

En concreto, los ataques hacia la vida privada de la presidenta de la Comunidad de Madrid llegaban después de que Isabel Díaz Ayuso comentara a través de sus redes sociales la complicada situación que vive la natalidad en España. “España se queda sin niños. Esta sí debería ser nuestra prioridad” ha destacado la popular.

Un problema que España arrastra desde hace años, y que ahora, ha sido aprovechado por la presidenta popular para mostrar la “solución” planteada por su gobierno regional. “En Madrid hemos puesto en marcha un programa único este año, y con nuestro gobierno, siempre irá a más” ha prometido.

Palabras destinadas a ofrecer un apoyo a todas aquellas personas que, a día de hoy, tienen dificultades para conseguir formar una familia. Y sobre todo, palabras destinadas a mostrar la preocupación de la presidenta popular por la caída de la natalidad que sufre el país.

LA MATERNIDAD DE AYUSO, UN ARMA ARROJADIZA DE SUS “HATERS”

Sin embargo, el mensaje de Isabel Díaz Ayuso no ha sido bien recibido en las redes sociales, donde sus “haters” han aprovechado para cargar una vez más contra la popular. Eso sí, haciéndolo esta vez utilizando para ello su vida privada. Y su maternidad.

Así pues, y a pesar de que el discurso en las redes sociales cada vez más aboga por el entendimiento y el respeto hacia las personas, los detractores de Isabel Díaz Ayuso han decidido cargar contra la popular, instándola a acabar con los problemas de natalidad del país “poniéndose en modo coneja”.

“Quédate preña y la Cuca Gamarra y colaboráis con la natalidad de la mafia genovesa” destaca otro usuario. “Da ejemplo y ponte a ello que se te pasa el arroz” es otro de los comentarios que se pueden leer en las redes sociales.

Palabras que no sólo intentan insultar a la presidenta madrileña con un tema tan personal como la maternidad, sino que también podrían estar haciendo mucho daño a Isabel Díaz Ayuso, así como a otras miles de mujeres en el país. Mujeres que, tal vez, actualmente no son madres, no sólo por su situación económica, sino también por su situación médica o personal.

Incapacidad física de algunas mujeres para ser madres, o problemas personales que se lo impiden, que no han sido tenidos en cuenta por estos “haters” a la hora de envenenar las redes sociales contra Ayuso demostrando una absoluta falta de respeto hacia la vida íntima de las personas, así como falta de criterio para poder determinar cómo, cuándo y por qué una mujer puede ser madre, o no serlo, y aún así, defender la necesidad de aumentar los índices de natalidad del país.